Busconómico

¿Merecen la pena las bonificaciones de los traspasos en los fondos de inversión?

Los fondos de inversión se han convertido en uno de los instrumentos preferidos por los ciudadanos españoles para depositar sus ahorros. La posibilidad de acceder a un amplio abanico de posibilidades de inversión, las cada vez más competitivas comisiones que ofrecen muchos de ellos y, sobre todo, la baja rentabilidad de la renta fija en los últimos años han facilitado este avance. Sin embargo, a diferencia de los típicos productos de ahorro, donde nosotros conocíamos de antemano la rentabilidad del producto, los fondos de inversión tienen unas características especiales y más complejas que les hacen ser un instrumento que puede no ser apto para todos los públicos.

Sin embargo, no deberíamos de temer invertir en fondos de inversión u otros productos de ahorro pensados para nuestra jubilación, como los planes de pensiones, porque las posibilidades son mucho más amplias que en cualquier otro producto e, incluso, permite optimizar la inversión a nivel fiscal gracias al diferimiento de impuestos.

Esto se consigue gracias a los traspasos entre estos instrumentos, que permite cambiar de una inversión a otra sin necesidad de pasar por Hacienda. Se trata de una de las peculiaridades más ventajosas de estos productos en nuestro país, pues no todos pueden presumir de esta posibilidad. Solo se paga cuando se obtiene la plusvalía. Evidentemente, se trata de una opción bastante atractiva, especialmente si nuestra intención es optimizar nuestra inversión a nivel fiscal. Pero, ¿compensa siempre?

Ojo a algunos traspasos, pueden pasar por Hacienda

cerdito huchaAunque con carácter general los traspasos no pagan peaje fiscal si las participaciones se reinvierten en otras Instituciones de Inversión Colectiva (IICs), existen diversos supuestos en los que, en principio, el partícipe deberá pagar impuestos cuando realice los traspasos entre fondos:

  • Por un lado, el comercializador del fondo de inversión deberá estar inscrito en la Comisión Nacional del Mercado de Valores y recibir todas las órdenes (suscripción, traspaso y reembolso). Por tanto, la bonificación fiscal por traspaso no aplica cuando las participaciones se inviertan en fondos de inversión cuya comercializadora esté radicada en otro país. No hay que olvidar que esta posibilidad es perfectamente legal, siempre y cuando se elabore la correspondiente declaración de bienes en el extranjero.
  • Por otro, que la IIC de destino tenga menos de 500 partícipes o nuestra participación supere el 5% del valor total del fondo de inversión.

Los traspasos entre fondos pueden no ser lo más adecuado

Los traspasos tienen un tratamiento fiscal muy favorable, especialmente si lo comparamos con otros instrumentos de ahorro e inversión. En las acciones, por ejemplo, para poder traspasar nuestro capital de un valor a otro necesitamos, por un lado, vender la inversión en acciones, pagando el correspondiente peaje fiscal por la plusvalía obtenida, y posteriormente comprar el nuevo valor donde se desea invertir.

Hay que recordar, no obstante, que los traspasos son una buena opción cuando la intención del partícipe sea cambiar la inversión entre fondos. Ese capital no se va a convertir en liquidez, de manera que no podremos utilizarlo para invertirlo en otros instrumentos, como las acciones, los depósitos, los fondos de inversión y los seguros. Por tanto, si nuestra intención es invertirlo en otras cosas, no podremos utilizar los traspasos. 

Además, hay que recordar que los fondos de inversión, al igual que ocurre con las SICAV, tributan por los beneficios no distribudos al 1% mientras no se liquide la inversión. En el momento de su venta, se tributará por las plusvalías obtenidas, que habrá que integrar dentro de la base imponible del ahorro.

En definitiva, los fondos de inversión se han convertido en uno de los instrumentos más interesantes a nivel fiscal para colocar nuestros capitales. Su atractiva fiscalidad gracias a los traspasos, unido a la amplia variedad de fondos disponibles y de la posibilidad de acceder a una gama de posibilidades mayor que las que ofrecen las acciones son en sí mismas razones más que suficientes como para pensar en los fondos para nuestras inversiones.


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario: