Busconómico

¿Me interesa una hipoteca a tipo mixto?

En los últimos años, y gracias a los bajos tipos de interés que están vigentes en el mercado, la concesión de hipotecas a tipo variable ha aumentado de nuevo. Con unas condiciones mucho más flexibles, un coste de diferencial mucho más bajo y un euríbor que, desde hace un tiempo, se sitúa en terreno negativo, la mayoría de solicitantes se encuentra con un escenario que pocas veces ha vivido.

Sin embargo, estas circunstancias han sembrado el caldo de cultivo adecuado para que en España se generalice también la comercialización de hipotecas a tipo fijo. Mucho más estables que sus hermanas a tipo variable, su tipo de interés también ha caído de forma notable en los últimos años aunque, evidentemente, en la actualidad son todavía superior a las de tipo fijo.

Pero, ¿cuál de las dos hipotecas es mejor? No hay una respuesta única, y cada una cuenta con una serie de ventajas con respecto a la otra. Por ejemplo, las hipotecas a tipo variable son más baratas, pero cuentan con el inconveniente de que no sabemos qué sucederá en el futuro con los tipos de interés; en cambio, las hipotecas a tipo fijo son más estables pero al mismo tiempo más caras. Para salvar este problema, ha nacido un tipo de hipoteca que reúne las características de ambos tipos: las hipotecas mixtas.

¿En qué consisten las hipotecas a tipo mixto?

Hipoteca ING MixtaLas hipotecas a tipo mixto son un tipo especial de préstamo hipotecario que, al igual que el resto de hipotecas, tiene un horizonte temporal bastante amplio. Su característica principal es que cuenta con un tipo de interés fijo durante un periodo determinado al principio y un tipo de interés variable el resto del plazo del préstamo hipotecario. Por ejemplo, la Hipoteca Mixta NARANJA de ING DIRECT cuenta con un tipo de interés fijo del 1,99% los diez primeros años, que cambia a un tipo de interés variable de euríbor +0,99% los diez años siguientes.

Esta circunstancia hace que los diez primeros años tengamos un tipo de interés estable, que se transforma en un tipo de interés variable a los diez años tomando como referencia el Euríbor. 

Estas hipotecas ofrecen la garantía de que en los primeros años la cuota mensual no cambiará, algo que muchos usuarios consideran importante ya que en esos años iniciales el esfuerzo económico es mayor y no quieren sorpresas.

¿Interesa contratar una hipoteca mixta?

Evidentemente, la respuesta a esta pregunta no es única y depende de las circunstancias personales de cada uno. Dado que la hipoteca mixta reúne las ventajas de ambas hipotecas, puede convertirse en una buena opción para muchas personas. 

Sin embargo, la hipoteca mixta no está exenta de problemas. Hay que tener en cuenta que, en la actualidad, una hipoteca mixta es más cara que una hipoteca a tipo variable, y no sabemos si una vez transcurridos los diez primeros años (en el caso de la Hipoteca NARANJA Mixta), el coste de la hipoteca a tipo variable será superior o inferior al que podría tener una hipoteca a tipo fijo durante todo el horizonte temporal del préstamo.

Por ejemplo, si tomamos el nivel de noviembre del euríbor a 12 meses (en torno a -0,080%), el tipo de interés que se aplica a la parte variable de la hipoteca mixta sería de 0,91%. Sin embargo, con la hipoteca mixta, estaríamos asumiendo un sobrecoste de un 1,08% (1,99% - 0,91%). Imaginemos que, dentro de diez años, el euríbor aumenta hasta el 2% (una circunstancia previsible si tenemos en cuenta que se asume un incremento de los tipos de interés en EEUU, que podría llegar pronto a Europa); en este nivel, tendríamos que asumir un coste de 2,99% en la parte variable, un 1% más que la parte fija que correspondería con una hipoteca a tipo fijo durante todo el horizonte temporal.

Aunque pueda parecer poco dinero, esta circunstancia se puede traducir en un sobrecoste para una hipoteca media. Por ejemplo, en el caso de una hipoteca de 250.000 euros a 30 años, el sobrecoste mensual de la parte fija sería de unos 100 euros durante esos diez primeros años (asumiendo un aumento progresivo del euríbor hasta el 2% dentro de 10 años) mientras que, en caso de que el euríbor aumente hasta el 2%, el sobrecoste a asumir podría ser de hasta 200 euros.

Por esta razón, conviene ser cautos a la hora de contratar una hipoteca con tipo mixto. Es necesario revisar todas las condiciones del contrato, así como las circunstancias actuales de tipos de interés y su evolución previsible futura. Solo con estas premisas podremos valorar si nos conviene una hipoteca de este tipo o no, por mucho que las entidades financieras quieran vendernos este producto.



Comentarios


Nombre:
Mail:
Sitio web:
Comentario: