Busconómico

Cómo analizar el estado financiero de una empresa

En cualquier empresa todos los movimientos que se producen dentro de ella se registran en forma de apuntes contables. A lo largo del ejercicio se van contabilizando todas las operaciones realizadas por la empresa (compras, ventas, ingresos, pagos, préstamos, amortizaciones, etc.).

Todos los movimientos y operaciones que se van registrando forman la contabilidad de la empresa.

Analizar una empresa

Con esa información se elabora la cuenta de pérdidas y ganancias y el balance de situación.

Esa contabilidad es la base para comenzar a analizar una empresa. La contabilidad y los balances reflejan la situación económica y financiera del negocio. Es el punto de partida para comenzar elaborar ratios, análisis de balances, estados financieros, activos, pasivos, nivel de endeudamiento y cualquier dato que nos permita hacer un análisis real del estado de la empresa.

Hacer un análisis profundo de la contabilidad y los balances de la empresa puede resultar algo muy complicado. Te mostramos los principales datos en los que fijarnos para tener una primera aproximación al estado de una empresa.

Las 3 partes básicas de la contabilidad

El balance de una empresa tiene tres partidas fundamentales que son el activo, el pasivo y el patrimonio neto. Es en lo primero que debemos fijarnos.

  Activo: lo componen los bienes y los derechos que tiene la empresa.

  Pasivo: está compuesto por las deudas de la empresa.

  Patrimonio neto: es el valor de lo que realmente tiene la empresa, es decir el activo menos el pasivo. El patrimonio neto estará compuesto por las aportaciones de los socios y el dinero que ha ido generando la empresa y no se han distribuido.

Pongamos un ejemplo: Imaginemos una empresa cuyo único activo es un local comercial con un valor de mercado de 200.000 €. Si esa empresa tiene un pasivo compuesto únicamente por un préstamo de 150.000 € resulta que el patrimonio neto de la empresa sería de 50.000 €. Si queremos liquidar esa empresa venderíamos el local, pero al mismo tiempo tendríamos que devolver la deuda pendiente y el dinero que quedaría serían 50.000 €. Por tanto el patrimonio neto nos indica el valor de una empresa.

Al mirar la contabilidad de una empresa nos fijaremos en el activo, en el pasivo y en el patrimonio neto.

El patrimonio neto nos indica el Valor de una empresa si decidimos liquidar. En ese sentido será mejor una empresa con un patrimonio neto superior a otra, independientemente de los activos y de los pasivos.

Una empresa que no tenga deudas tendrá un activo prácticamente igual al patrimonio neto, y eso significa que casi todos los activos están financiados con recursos propios.

Un buen patrimonio neto es bueno para los accionistas porque sus acciones tienen más valor, es muy bueno de cara a proveedores y acreedores porque se fiarán de la solvencia de la empresa, y es muy positivo a la hora de solicitar financiación externa porque las entidades bancarias prestarán con mayor facilidad.

El caso contrario sería el de una empresa con un patrimonio neto negativo. Esto se produce cuando una empresa tiene unos pasivos superiores a los activos, generalmente sucede cuando existen pérdidas.

Resultado del ejercicio

A la hora de analizar una empresa también es importante fijarse en los resultados. Podríamos tener una empresa con un patrimonio neto positivo y elevado pero que en el último año o años registra pérdidas.

Por eso hay que fijarse también en los resultados y no solo en las grandes partidas contables.

El resultado del ejercicio de la empresa lo podemos encontrar en la cuenta de pérdidas y ganancias. Allí se reflejan todos los ingresos y gastos de la empresa durante el ejercicio detallados por partidas (proveedores, sueldos y salarios, suministros, préstamos, ventas, etc.).

Si los resultados del ejercicio no son buenos es interesante comprobar la cuenta de pérdidas y ganancias de los últimos años ya que puede ser algo puntual o provocado por alguna circunstancia extraordinaria como el impago de un cliente.

análisisi financiero empresa

El fondo de maniobra

El tercer punto en el que tenemos que centrar la atención para poder analizar una empresa es el fondo de maniobra. Se trata de una medida o ratio que calcula los ingresos y gastos que tendrá la empresa en el corto plazo (generalmente a menos de 1 año), por tanto nos dice la capacidad que tiene la empresa para poder operar y hacer frente a todos los pagos que no son a largo plazo.

El fondo de maniobra se calcula por dos lados.

En primer lugar es la suma de todos los activos formados por dinero o bien partidas que se pueden transformar en dinero a corto plazo, que es el denominado activo circulante, como por ejemplo las cuentas bancarias, pago de clientes, mercancías o inversiones financieras a corto plazo.

La segunda pata del fondo de maniobra son los pasivos a corto plazo, es decir las deudas y pagos que la empresa debía hacer a corto plazo, que en contabilidad se llama pasivo corriente, como pueden ser pago de nóminas, pagos a proveedores y cualquier otro pago o deuda a corto plazo.

Por tanto el fondo maniobra nos indica la capacidad de hacer frente a todas las obligaciones de una empresa a corto plazo. En realidad es una previsión de tesorería. Un fondo de maniobra positivo significa que la empresa podrá operar con total normalidad sin tener que acudir a financiación externa, por el contrario un fondo de maniobra negativo puede generar tensiones de tesorería.

Para poder conocer el fondo de maniobra simplemente debes buscar en el balance el activo circulante y restar el pasivo corriente.

Ratios financieros y económicos

Con los tres puntos anteriores podemos tener una idea inicial y aproximada de la salud de una empresa. Si queremos afinar más podemos calcular ratios financieros.

Los ratios financieros relacionan dos cantidades entre sí y se expresan mediante una fórmula matemática.

Esa fórmula da un resultado que podemos comparar con magnitudes que se dan como óptimas, y así poder ver de un vistazo si eso ratios dar un resultado óptimo o se desvían.

Existen multitud de ratios que se pueden calcular de manera sencilla para saber el nivel de endeudamiento de una empresa, de solvencia, de liquidez, etc.

Algunos ejemplos de ratios:

  Ratio de solvencia: el activo dividido entre el pasivo. Un Valor óptimo sería 1,50. Por debajo de uno significaría que la empresa tiene un pasivo superior al activo.

  Endeudamiento: el pasivo dividido entre patrimonio neto. Una cifra óptima debe acercarse al 0,50.

  Ratio tesorería: el activo circulante dividido por el pasivo corriente. Una cifra de 1,00 significa una tesorería perfectamente ajustada para hacer frente a los pagos. Un Valor por debajo de 1,00 será un dato que significa que la empresa puede tener problemas de liquidez en algún momento.

Existen muchísimos ratios que se pueden calcular de manera bastante sencilla y que nos facilitarán la interpretación de la contabilidad de la empresa.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.