Busconómico

¿El Fondo de Garantía de Depósitos asegura nuestros ahorros?

Todos hemos escuchado mil veces que nuestro dinero depositado en los bancos está completamente a salvo y cubierto por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta un máximo de 100.000 euros por entidad y titular.

Los bancos aportan una cantidad del dinero que tienen depositado sus clientes en el FGD para cubrir sus ahorros en caso de quiebra del banco. Hoy en día el dinero que aportan las entidades bancarias al FGD es del 2 por mil al año de sus depósitos, aparte de algunas derramas que se aprueban puntualmente en momentos de necesidad de mayores recursos.

Así el Fondo de Garantía de Depósitos no es más es un dinero que depositan los propios bancos para asegurar una cantidad de dinero a cada cliente. Hasta aquí la explicación sencilla, que todo el mundo puede entender del funcionamiento del FGD y cómo es capaz de acumular dinero para asegurar los ahorros.

Según las recomendaciones de los propios Bancos Centrales el dinero depositado en el FGD debe ser de aproximadamente el 1% del total de los depósitos bancarios del país.

Con ese cálculo el FGD español debería tener unos recursos de unos 8.000 millones de euros, para garantizar efectivamente que en caso de quiebra de una entidad sus clientes cobren el dinero depositado en dicho banco hasta un tope de 100.000 euros.

Esto suponiendo que la entidad quebrada fuese pequeña, ya que si la quiebra fuese de una entidad grande, con 8.000 millones no habría suficiente dinero.

La realidad es que el FGD español, no es que ni se acerque a los 8.000 millones, es que tiene saldo negativo de más de 2.000 millones de euros, saldo negativo que la Comisión Europea fija en 2013 en hasta 3.664 millones de euros.

Este hecho podría responder a la pregunta que muchos se han hecho en los últimos años: ¿por qué no se ha dejado quebrar ningún banco o caja?. La respuesta podría ser que si el Estado hubiese permitido la quiebra de alguna Caja, aunque fuese pequeña (tipo CCM, Cajastur u otra), muy probablemente el FGD no habría podido responder ante los ahorradores, cundiendo así el pánico bancario con el probable efecto dominó que haría caer a un banco tras otro.

Las cuentas reales del Fondo de Garantía de Depósitos son bastante poco claras y cada organismo al final tiene que hacer estimaciones, se cuentan como ingresos en caja ingresos futuros y algunas otras prácticas contables que rozan lo aceptable. Cuando una entidad es tan poco clara y tan poco transparente es síntoma de que algo va mal.

Pero las malas noticias para el FGD no terminan aquí, ya que habrá que sumar las pérdidas que se generen por la venta de Catalunya Caixa, que se estiman en unos 1.000 millones de euros, y los créditos morosos de la antigua CAM (ahora del Sabadell) y de Unnim (comprado por BBVA).

El FGD se comprometió a asumir los créditos morosos que aparezcan en esas 2 entidades hasta el año 2021, y según la Comisión Europea supondrá un coste de entre 3.000 y 4.000 millones de euros extras para el Fondo.

Estas dos entidades fueron vendidas por 1 euro, un precio razonable si los compradores asumiesen los créditos que aparezcan como fallidos, pero en realidad sólo han comprado la cartera de los créditos “buenos”, ya que los morosos los pagaremos entre todos los contribuyentes vía FGD.

Con todos estos datos, y teniendo en cuenta que lo que aportan los bancos al FGD es de unos 1.500 millones de euros anuales, parece razonable pensar que el patrimonio del Fondo de Garantía de Depósitos será negativo durante varios años, y costará muchos años más que llegue a la cantidad “aceptable” de 8.000 millones de euros.

A día de hoy está claro que nuestros ahorros en bancos españoles no están cubiertos por el FGD, pero es que en realidad nunca lo han estado; el FGD en sus mejores tiempos acumuló 8.000 millones, que es una cantidad muy lejana de la que sería necesaria para asegurar los depósitos de una entidad mediana, y mucho menos de una grande.

Se trata de un organismo que jamás dará una garantía real, es más bien una entidad creada para dar credibilidad y confianza sobre el sistema bancario nacional.

Una entidad mediana necesitaría para pagar hasta 100.000 euros por depositante entre 50.000 y 60.000 millones de euros. Así que da igual que el FGD tenga saldo negativo o esté al 100% saneado con los 8.000 millones recomendados, ya que no podría dar cobertura real a los ahorradores. Se trata de una herramienta para dar confianza en los mercados, pero poco más.

Para evitar riesgos, como siempre, recomendamos distribuir nuestro dinero entre diferentes bancos y si alguno no es español y está cubierto por el FGD de otro país mejor aún.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.
Enlace permanente al comentario Arturo Gomez (31 mayo 2016)
Yo creo que no se sostiene, no me creo que si un banco quiebra se pueda dar cobertura a todos los ahorradores como bien se indica en el artículo. Me parece un engañabobos que con semejante engaño pretendan aportar seguridad al inversor a la hora de poner sus ahorros en un producto tipo depósito bancario porque la realidad sería muy diferente. Pero como la probabilidad que uno de los grandes bancos pueda caer es "remota" pues cruzan los dedos y listos. Pero visto lo visto hace unos años ... yo ya no me creo nada.