Busconómico

Los cinco factores a tener en cuenta a la hora de decidir un plazo fijo

Nunca en la historia los tipos de interés habían estado tan bajos como lo están en la actualidad.

Con un ahorro muy por encima de las necesidades de financiación de familias y empresas, tendremos que convivir con esta circunstancia durante un período de tiempo que se prevé bastante largo.

Dadas estas premisas, parece que no quedará otra opción que cambiar el paradigma del ahorro. La mayoría de ahorradores e inversores minoritarios necesitarán asumir un cierto riesgo si quieren obtener una cierta rentabilidad por su dinero.

Sin embargo, la renta fija todavía tiene mucho protagonismo, y los depósitos a plazo fijo siguen siendo uno de los productos más demandados por el público en general, a pesar de que en los últimos meses haya habido un trasvase desde estos productos a los fondos de inversión.

Por esta razón, y si tu intención es contratar un depósito a plazo fijo, hay una serie de factores que debes tener en cuenta para elegir el mejor producto.

Te contamos cinco de ellos, por si pueden ayudarte a la hora de escoger el producto que mejor se adapta a tus necesidades.

Rentabilidad

dudas depósitosEvidentemente, el interés que da el depósito es el primer factor a tener en cuenta a la hora de fijarnos en uno u otro producto de ahorro.

Si bien la rentabilidad media que ofrecen los depósitos a plazo fijo en España no es ni mucho menos para tirar cohetes, todavía existen alternativas interesantes, que ofrecen unas TAE cercanas al 1 y al 1,5%.

Además, en el extranjero se pueden encontrar depósitos que ofrecen rendimientos incluso superiores aunque, eso sí, no están exentos de riesgos.

Plazo

El segundo de los factores a tener en cuenta es el plazo del depósito.

Por regla general, cuanto mayor sea éste, mayor será el interés que proporciona el depósito.

Sin embargo, en la mayoría de depósitos, mayores plazos implican mayores penalizaciones a la hora de retirar nuestro dinero si lo necesitamos de manera anticipada.

En condiciones normales, a menos que el depósito permita disponibilidad absoluta de la totalidad o parte del ahorro invertido, tendremos que asumir que el dinero queda inmovilizado durante el plazo del depósito, lo que puede condicionar la elección de uno u otro depósito.

Comisiones aplicadas

Enlazando con lo anterior, deberemos informarnos de las comisiones que aplica el depósito si se cancelan de manera anticipada la totalidad o parte de los ahorros.

En algunas ocasiones, además, el banco podrá cobrarnos comisiones en la cuenta en la que se abonan los intereses del depósito, lo que en última instancia puede acabar reduciendo al mínimo la rentabilidad del depósito.

Por esta razón, es importante tener en cuenta si el depósito cobra algún tipo de comisión y echar las cuentas que sean necesarias para evitar que la rentabilidad obtenida quede reducida al mínimo.

Vinculaciones a otros productos

Tan importante o más que tener en cuenta las comisiones a la hora de contratar un depósito es prestar atención a los productos vinculados que el banco nos obliga a contratar

A veces, el cliente puede disfrutar de ventajas interesantes, pero en otras ocasiones, estos supuestos beneficios tienen gato encerrado.

Generalmente, suelen ser productos mucho menos flexibles, que exigen realizar aportaciones más elevadas y que pueden cobrar penalizaciones mayores.

Además, estas vinculaciones suponen atarnos mucho más a la entidad en la que depositemos nuestros ahorros, con el evidente coste de oportunidad que supone desperdiciar una buena alternativa en la competencia.

Posibilidad de renovación

Si bien son muchos los depósitos que renuevan de manera automática el contrato de depósito en las mismas condiciones y haciendo uso de las mismas aportaciones que en el contrato inicial, hay otros que no permiten esta posibilidad.

En algunos depósitos cuyo interés es superior a la media, esto supone desperdiciar la oportunidad de seguir obteniendo una atractiva rentabilidad.

Entre dos depósitos que tengan características similares, será mejor contratar aquel que permita renovación, y si puede ser opcional, mucho mejor. Nunca se sabe cuándo vamos a necesitar el dinero.

En realidad, existen muchos otros factores a tener en cuenta a la hora de contratar el depósito.

Lo importante es comparar aquellas opciones que se adapten mejor a nuestras circunstancias personales y, sobre todo, a la posibilidad de obtener una atractiva rentabilidad, a pesar de que cada vez sea más complicado.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.