Cómo evitar que te pidan un avalista para tu Hipoteca

¿Es mejor pedir una hipoteca sin aval? ¿Cómo evitar que te pidan un avalista?

A la hora de solicitar una hipoteca hay muchos aspectos que debemos tener en cuenta, y uno de ellos es la posibilidad de que la entidad en la que solicitamos el préstamo hipotecario nos exija un aval para poder continuar con la solicitud del crédito.

En estos casos, lo más habitual es recurrir a la figura del avalista.

Un avalista es una tercera persona que se compromete a cubrir las cuotas de la hipoteca -incluso con sus bienes- en caso de que el solicitante de la misma no cumpla con sus responsabilidades.

Pero, ¿es mejor evitar esta comprometida figura que tanta seguridad le da al Banco? Y si es así, ¿cómo podemos evitar que nos pidan un aval?

Te lo contamos todo en este artículo.

La hipoteca, ¿mejor sin aval?

Aunque pueda sonar algo delicado, lo cierto es que no hay nada inherentemente negativo en que nos pidan un avalista. Es algo que las entidades bancarias hacen cuando no están seguras de que el solicitante vaya a poder pagar la hipoteca tras valorar su perfil económico.

¿Qué hipoteca te concederán?
Pulsa aquí para encontrar la mejor hipoteca para ti.

Esta decisión puede verse afectada, en ocasiones, por aspectos tan superfluos como el sector profesional del solicitante, o si tiene o no pareja.

hipotecas sin avalDe hecho, es bastante habitual que a los solteros se les solicite un avalista, al considerar que el riesgo de impago es mayor.

Es por eso que el hecho de que nos pidan un aval no tiene por qué ser negativo.

El único punto a tener en cuenta, en realidad, es si tienes la posibilidad de facilitar un aval. Es decir, si otra persona con una situación económica más estable que la tuya puede comprometerse contigo de esta forma.

Por tanto, elegir entre conformarse con una hipoteca con aval o seguir buscando una en la que no se te solicite este requisito dependerá únicamente de tu situación personal.

Ninguna opción es mejor que la otra, siempre y cuando estés seguro de que podrás cumplir con los pagos de la hipoteca.

Requisitos para conseguir una hipoteca sin aval

Como te explicábamos en los párrafos anteriores, pedir una hipoteca sin aval es posible siempre y cuando tu perfil económico garantice los pagos de las cuotas al Banco.

Por tanto, para poder acceder a este tipo de préstamo hipotecario sin garantías adicionales es necesario cumplir con un determinado perfil.

Este debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Trabajo estable: en primer lugar, es importante que tengas un contrato indefinido o estable. También puedes justificar tu fuente de ingresos con la copia de tu vida laboral, aunque sin un empleo estable será muy complicado conseguir una hipoteca sin un avalista.
  • Salario: lo ideal para las entidades bancarias es que un tercio de tu salario total sea suficiente para cubrir la cuota de la hipoteca.
  • La edad adecuada: para los bancos, la mejor edad para solicitar un préstamo hipotecario está entre los 35 y los 45 años. En este periodo de tiempo consideran que eres suficientemente mayor como para tener una situación económica estable, pero no tanto como para que los plazos del préstamo entren en conflicto. 
  • Deudas: por supuesto, no puedes solicitar una hipoteca sin aval si figuras en la ASNEF u otro fichero de morosos. En este caso, te será difícil conseguir una hipoteca, incluso si cuentas con un buen avalista.

¿En qué casos se pide un avalista para solicitar un préstamo hipotecario?

dudas sobre hipotecasIncluso cumpliendo algunos de los requisitos que hemos mencionado previamente, hay algunos puntos que pueden hacer que, de igual forma, te soliciten un avalista para continuar.

Por ejemplo:

  • Si eres muy joven o muy mayor: con menos de 30 años o más de 50, es más que probable que te pidan un avalista, incluso si tienes un trabajo estable y un buen salario.
  • Si eres soltero: por desgracia, a los solteros les cuesta mucho más acceder a estos préstamos sin aval, ya que se considera que tienen mayor riesgo de impago, al figurar un único titular en el contrato. 
  • Sueldo insuficiente: si la cuota de la hipoteca supera el 30% de tu salario es más que probable que te pidan un avalista, aunque tengas un puesto fijo y cumplas el resto de condiciones.
  • Ahorros insuficientes: lo más habitual es que las entidades bancarias cubran entre el 80% y el 90% del coste total de la vivienda. Si no tienes al menos esos ahorros, puedes olvidarte de solicitar una hipoteca sin avalista.

Trucos para pedir una hipoteca sin aval

Además de cumplir con las características previamente mencionadas, hay algunos trucos que pueden ayudarte a pedir una hipoteca sin aval.

  • Ahorros: si tienes ahorros de al menos el 30% del total del préstamo hipotecario, será mucho más sencillo que te lo concedan sin avalista. 
  • Sin deudas: otro punto a tu favor de cara a las entidades bancarias es que actualmente no estés pagando ningún préstamo de otro tipo. 
  • Precio de la vivienda: si solicitas una vivienda de un coste más modesto, es más fácil que te concedan un préstamo sin avalista, ya que la cuota mensual se reducirá considerablemente.

¿Qué hacer si no consigues una hipoteca sin aval?

Si por alguna razón u otra te es imposible cumplir con las condiciones que solicitan las entidades para conceder préstamos hipotecarios sin aval, todavía te quedan algunas alternativas.

  • Garantías adicionales: si tienes alguna otra propiedad o bien que puedas incluir como garantía adicional, como un trastero o un garaje, puede que la entidad cambie de opinión y te conceda el préstamo sin aval. 
  • Seguro de protección de pagos: aunque no es precisamente barato, este seguro cubre las cuotas en caso de que perdamos el trabajo y no podamos asumirlas. Es un punto a favor para muchas entidades bancarias. 
  • Cambiar de opción de compra: otra alternativa es buscar otra vivienda de un coste inferior, para así conseguir que nos concedan el préstamo sin avalista.
  • Comparar hipotecas, buscar, buscar y buscar hasta encontrar la mejor solución.

Por supuesto, la otra alternativa es conseguir alguien que figure como aval en tu préstamo hipotecario.

Puede ser la solución más sencilla si no cumples los requisitos para evitar la solicitud de un avalista, pero ten siempre en cuenta que si tú dejas de pagar él tendrá que hacerse cargo de tu hipoteca.



Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder opinar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto.
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de AXARNET COMUNICACIONES S.L, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: [email protected] Consulta aquí nuestra política de privacidad.