Busconómico

Consejos a la hora de financiar la compra de un coche

Con todo lo que se está hablando sobre los coches eléctricos, el fin del diésel y demás, puede que se te haya pasado por la cabeza comprarte un coche y te asalten las dudas sobre cuál sería la mejor forma de hacerlo.

¿cuál es la mejor forma de financiar la compra de un automóvil?

¿qué aspectos debo tener en cuenta? 

A través de este artículo iremos desgranando en forma de consejos muchas de estas dudas, con ello pretendemos ayudarte a escoger la fórmula correcta para que puedas ahorrarte inútiles quebraderos de cabeza y puedas decidir por ti mismo, sin que, por un lado la financiera y por otro el propio concesionario, puedan equilibrar la balanza según sus conveniencias (pero no a favor de tus necesidades reales).

préstamos para coches

Si piensas aprovecharte de alguna ayuda del Gobierno (tipo Plan Pive)  lo primero que debes tener en cuenta es que este tipo de ayudas son de como mínimo 2.000 euros salvo en el caso de una familia numerosa que pudiera adquirir un vehículo con más de 5 plazas y clasificación energética A, B o C, en cuyo caso obtendrían un descuento en la factura de compra de un mínimo de 3.000 euros.

Este importe lo satisfacen a medias entre el IDAE y el correspondiente punto de venta. Recuerda que si finalmente optas por aprovechar estas ayudas deberás incluirlas en la declaración de la Renta.

Qué tener en cuenta al financiar la compra de un coche

Vamos a ver uno a uno los consejos que deberías tener en cuenta si has decidido comprar un automóvil y deseas financiarlo.

  • Fíjate un presupuesto realista. A todos nos gustaría poder ser los orgullosos propietarios de un coche de alta gama, pero debes ser realista ¿realmente puedes permitírtelo? para ello debes conocer de antemano tu nivel de endeudamiento y la capacidad real que tienes para poder devolver el préstamo que vas a solicitar. Por norma general debes saber que cuanto menos dinero solicites mucho mejor para tu economía.

  • Formas de financiar la compra de tu coche. Debes saber que principalmente existen dos formas de financiar la compra de tu nuevo automóvil, una será a través de la financiera del propio concesionario donde vas a realizar la compra, y la otra la tradicional: el banco. Cada una con sus ventajas y desventajas, algo que debes estudiar bien y siempre de acuerdo a tus necesidades reales. Veamos en detalle estas dos maneras de financiar dicha compra:

    >> A través de la financiera del concesionario

    Actualmente, con los créditos que no acaban de fluir y la poca predisposición que tienen los bancos a hablar de préstamos ésta quizás sea la opción más fácil para el comprador.

    La predisposición es máxima (aunque no dejen de estudiar igualmente la situación del cliente antes de optar al préstamo) ya que su finalidad es venderte el coche. Además de la comodidad que comporta hacer toda la gestión desde la misma oficina tienes que tener en cuenta que normalmente estos establecimientos "juegan" con más de una financiera, así si tu nivel de endeudamiento es alto pueden arriesgar más de lo que haría un banco.

    Otra de las ventajas es que si optas por esta forma de financiación tu endeudamiento con el banco no se eleva por encima de lo normal (esto es interesante si tienes otros préstamos como, por ejemplo, una hipoteca). Es habitual también que los intereses sean algo más interesantes que los de un banco ya que estos suelen tener un subsidio por parte del fabricante del automóvil que lo que desea es atar bien la venta y ofrecer las máximas facilidades.

    comparar préstamosLas tasas de interés de la financieras suelen ser por norma general préstamos a interés fijo (no suelen trabajar las de interés variable), no olvidemos nunca que su meta es vender el vehículo y nos ofrecerán todo tipo de ofertas o promociones englobadas dentro de lo que se conoce como "créditos flexibles", una fórmula que nos permite ahorrarnos las primeras cuotas o reducen la cantidad a pagar durante el primer año.

    Si tienes interés en aferrarte a este tipo de promociones debes estudiar muy bien qué cantidad pagarás tras la oferta y ver si realmente es conveniente, muchas veces las cuotas posteriores son bastante más elevadas de lo normal.

    Otro método de financiación que pueden ofrecerte en un concesionario es el llamado Crédito Multiopción, donde sólo financiarás una parte del coste total del vehículo que adquieras y durante un corto plazo de tiempo, dejando el resto para un último pago para,

    a) quedarte con el coche pagando la cantidad restante o
    b) cambiarlo por otro nuevo financiando sólo la diferencia de la cantidad entre el coche que entregas y el nuevo que quieres comprar.

    Aunque los tipos de interés nominal suelen ser bastante atractivos, en lo que tú debes fijarte es realmente en el TAE, que es donde se esconden los gastos adicionales como las comisiones que te aplicarán o las primas del seguro que seguramente te harán contratar.

    La desventaja principal con la que puedes encontrarte a la hora de financiar la compra de tu vehículo a través de la financiera de un concesionario es que, en caso de necesidad, no podrás vender ni transferir dicho vehículo sin liquidar o amortizar totalmente el crédito solicitado. ¡Un handicap importante!

    >> A través de una entidad bancaria

    No nos engañemos, el banco es siempre la primera opción que nos viene a la cabeza a la hora de optar a un crédito o préstamo.

    Otra cosa es que seamos capaces de conseguirlo. Aunque la disposición actual de la banca es negativa ante la solicitud de un crédito, se ha visto cómo en los últimos tiempos las financieras de los concesionarios se llevaban el gato al agua en pos de la banca tradicional. Esto ha repercutido en que se hayan "puesto las pilas" y hayan contraatacado con productos especiales y específicos para financiar la compra de un vehículo a un tipo de interés bastante atractivo.

    Los bancos te ofrecerán un amplio abanico de productos, tanto a interés fijo como variable, pero no te quedes sólo con el tipo de interés, hay otros aspectos a valorar y en los que debes fijarte: las comisiones que te aplicarán (de estudio, de apertura, cancelación, etc), los productos que normalmente intenta endosarte el banco junto al crédito y otros aspectos (lee bien el contrato antes de firmar nada) que normalmente acaban encareciendo el préstamo final.

  • Cuenta también con los gastos adicionales. Toda compra lleva implícita unos gastos adicionales que debes tener en cuenta, el impuesto de matriculación, el impuesto de circulación, el IVA ... debes pensar globalmente ¿cuánto cuesta el total de la operación? una vez conozcas el montante total de la operación actúa en consecuencia.

  • Busca, compara y contrata. A veces nos creemos que los productos que ofrece nuestro banco son los mejores, quizás por la confianza que le hemos depositado a nuestro interlocutor durante muchos años, o que las condiciones de la financiera ya nos están bien, pero recuerda: la pereza es el peor enemigo del ahorro, y por ello es importante que aprendas a comparar, sobre todo cuando una operación como esta te atará durante unos cuantos años al contrato que firmes y a sus estipulaciones.

    Si te resulta muy engorroso puedes facilitar la operación mediante nuestro comparador de préstamos, donde además de productos específicos para financiación de automóviles (puedes acceder si lo prefieres directamente a la sección específica de préstamos para comprar un coche) puedes también encontrar otros tipos de préstamos que igual pueden interesarte más. No te quedes nunca con lo primero que te ofrezcan, aunque sea por comodidad.

  • No financies el 100% de tu vehículo. Aunque es uno de los principales consejos que se dan cuando uno tiene que solicitar cualquier tipo de préstamos o crédito, son muchos los que lo obvian, repercutiendo más tarde en el pago de unas cuotas muy altas y en unos intereses desorbitados. Siempre que puedas debes intentar dar una entrada lo más alta posible para intentar financiar la menor cantidad posible. Además también es recomendable amortizar (siempre que sea posible) reducir el plazo de amortización para pagar menos intereses y conseguir en el cómputo final un mejor precio.

Ahora ya tienes la base mínima de conocimientos para acertar en tu decisión, o como mínimo puedes actuar con conocimiento de causa a la hora de optar por una u otra opción de financiación.

Pero como siempre, y aunque parezca ya un tópico, debes prestar atención a lo que te están ofreciendo y comparar siempre con diferentes entidades financieras, sólo así podrás asegurarte de que estás haciendo lo correcto.

Y, como siempre, te animamos a que si te surge alguna duda la expreses en los comentarios de este artículo, ¡intentaremos ayudarte!

Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.
Enlace permanente al comentario Martín (01 septiembre 2014)
Pues sobre financiación de la compra del coche, nosotros teníamos ahorrado lo necesario y lo íbamos a pagar al contado. Fuimos a varios concesionarios y en el del Ford nos dijeron q financiáramos algo, que ellos tenían que vivir... Pero qué vergüenza, teniendo el dinero le dicen al cliente que se gaste más en intereses para favorecerlos a ellos... Y la que nos atendió toda indignada porque queríamos pagarlo al contado... Sólo por ese trato perdieron la venta, allá ellos.