Busconómico

¿Qué consecuencias tiene ser avalista en una hipoteca?

Convertirte en avalista de un préstamo, sea del tipo que sea, es una decisión que hay que valorar con mucho cuidado.

Pero esta decisión se vuelve incluso más importante si se trata de ser el avalista en una hipoteca.

Conocer los requisitos, las obligaciones y, sobre todo, las consecuencias de ser avalista en una hipoteca te ayudará a tomar la mejor decisión.

En este artículo, queremos centrarnos en el hecho de convertirte en avalista de una hipoteca y en los aspectos que debes tener en cuenta antes de acudir a firmar.

Ser avalista de una hipoteca exige requisitos

Como ocurre con cualquier servicio financiero, dependiendo de la entidad los requisitos varían. Sin embargo, es muy frecuente que haya una serie de requisitos básicos que se repiten en la mayoría de las entidades.

A la hora de hacer de avalista en una hipoteca, es importante conocer cuáles son los requisitos que debes cumplir.

En general, las condiciones para ser aceptado como avalista en un préstamo hipotecario son las siguientes:

  • Solvencia económica: cuando te ofreces como una garantía de pago para un préstamo de otra persona, necesitas contar con dinero suficiente. Como es lógico, necesitarás tener solvencia económica para poder ser considerado un avalista apropiado para una hipoteca. 
  • Solvencia patrimonial: esto significa que debes tener patrimonio, como por ejemplo propiedades inmobiliarias. La entidad verá en este requisito una seguridad adicional. Ingresos regulares. Para que el avalista sea válido, necesita tener una fuente de ingresos que le proporcione seguridad y estabilidad económica.
  • Buen historial crediticio: como es de entender, la entidad necesitará que el avalista de un préstamo hipotecario sea una persona intachable en sus pagos. No será válido un avalista que se conoce por ser moroso en otros préstamos o servicios.

Cumplir con estos requisitos puede hacer que te resulte posible ser avalista en un préstamo hipotecario.

Pero, ¿te conviene realmente?

Para conocer la respuesta a esta pregunta, necesitarás saber antes cuáles son las obligaciones que adquieres cuando firmas con tu aval.

Las obligaciones del avalista

Antes de comprometerte necesitas saber qué obligaciones conlleva la operación al firmar como avalista de un préstamo hipotecario.

Puede que la persona cuyo préstamo vayas a avalar sea alguien de confianza y que pague religiosamente sus cuotas.

En ese caso, firmar como avalista simplemente habrá sido un trámite burocrático para que le aprobasen el préstamo.

Sin embargo, aunque las intenciones del solicitante sean las mejores, puede que su situación económica cambie con el tiempo.

En ese caso, ser avalista del préstamo hipotecario puede convertirse en un auténtico problema para ti.

Veamos, a continuación, cuáles pueden ser algunas de las consecuencias de ser avalista en una hipoteca.

Como avalista, respondes con todos tus bienes

Cuando firmas para ser el avalista de un préstamo debes saber que, en caso de impago, respondes con tus bienes.

Y estos bienes no solamente son aquellos que tengas en el momento de firmar, sino también los futuros.

Por lo tanto, puede que ahora solamente tengas una propiedad, pero el aval se extenderá a todas las propiedades que adquieras durante la vida del préstamo.

Si se diese el caso en que el banco tuviese que ejecutar el aval, podrías perder tus propiedades: las que tienes en este momento y las que adquieras en el futuro.

El avalista no deja de serlo aunque el hipotecado muera

Si te conviertes en el avalista de un préstamo hipotecario y el hipotecado fallece, tú no dejas de ser el avalista del préstamo.

Por lo tanto, debes tener en cuenta los siguientes supuestos:

  1. Si los herederos aceptan la herencia, continuarás siendo el avalista. Esto es importante ya que, en ocasiones, aceptamos ser avalistas porque sabemos que el hipotecado no incurrirá en impagos. Pero… ¿qué hay de sus herederos?
  2. Si los herederos aceptan la herencia a beneficio de inventario y se produce un impago, el avalista estará obligado a cubrir la deuda con todos sus bienes.

Esto significa que, al aceptar ser avalista de un préstamo hipotecario, no solamente debes pensar en cuál es la capacidad de pago de quien se va a hipotecar. También, es necesario que prestes atención a sus hipotéticos herederos.

El avalista deja en herencia su responsabilidad

Otra de las consecuencias que conlleva el hecho de firmar como avalista de un préstamo hipotecario es que, en caso de que seas tú quien fallece, dejarás en herencia la responsabilidad de ser avalista.

Tus herederos tendrán que convertirse en avalistas del préstamo en caso de que fallezcas, haciéndose cargo de esta responsabilidad con sus bienes presentes y futuros.

Este hecho solamente se podría eludir si tus herederos aceptasen la herencia a beneficio de inventario.

¿Se puede dejar de ser avalista?

Para ser avalista de una hipoteca es necesario que pienses muy bien las cosas. Como has visto, no es una decisión que puedas tomar a la ligera, ya que puede trascender más allá de tu muerte o la del hipotecado.

Muchas personas han firmado el compromiso de ser avalistas de un préstamo sin pensarlo demasiado y luego se han arrepentido de su decisión.

Si este es tu caso y quieres dejar de ser el avalista de una hipoteca, debes saber que cuentas con dos opciones:

1) Negociar con la entidad

Esta es la opción más sencilla si se desea eliminar a un avalista de un contrato de préstamo hipotecario.

Se trata de negociar las condiciones del contrato, proponiendo alguna de estas cuatro opciones a la entidad bancaria:

  • Subrogar la hipoteca en otra entidad. 
  • Sustituir un aval por otro. 
  • Cambiar el avalista personal por un aval material. 
  • Eliminar al avalista, porque el hipotecado ya dispone de las garantías suficientes.

2) Renunciar a ser avalista de manera unilateral

Esta es una opción más complicada, porque requiere un proceso judicial. Este proceso se basará en que como avalista has tenido que renunciar a tus propios derechos.

Si no has sido notificado o informado de lo que estabas firmando en el momento de convertirte en avalista de un préstamo, puede que consigas renunciar a ser avalista.

Sin embargo, esta opción es bastante rebuscada y no siempre se consigue llegar a buen término con ella.

Por eso, es muy importante que, en lugar de tener que pensar en cómo dejar de ser avalista, te plantees sus consecuencias antes de firmar.

Las consecuencias de ser avalista de un préstamo hipotecario pueden ser muy importantes. Por eso, has de valorar todos los pros y los contras antes de aceptar esta responsabilidad.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.