Busconómico

Consejos para conseguir un préstamo estudiantil

Hace años, la idea de solicitar un préstamo para costearse los estudios parecía algo salido de una película norteamericana. Sin embargo, las circunstancias han cambiado radicalmente en nuestro país, hasta el punto de que son muchas las entidades públicas y privadas que proporcionan financiación de este tipo.

El motivo no es otro que la reestructuración que ha experimentado el sistema de becas, la pérdida de poder adquisitivo de las familias y el incremento del paro, el cual se ha convertido en un importante acicate para realizar estudios universitarios y de postgrado, con el objetivo de tener más probabilidades de conseguir un empleo.

A lo largo de este artículo, vamos a presentarte una serie de alternativas y consejos de cara a la obtención de un préstamo estudiantil o algún tipo de mecanismo de financiación alternativa.

Créditos oficiales proporcionados por la administración pública

En principio, la universidad pública supone unos costes relativamente asequibles incluso para los bolsillos más modestos, siempre y cuando se alcance la media de corte exigida para el ingreso, por supuesto.

Sin embargo, los estudios de postgrado como la realización de un máster o un doctorado implican el pago de importes mucho más elevados que pueden llegar a resultar inabarcables por parte de muchos estudiantes y sus familias.

estudianteLos organismos oficiales tanto a nivel estatal como autonómico prevén una serie de créditos de estudios de diversa índole, los cuales cubren no solo el coste de la matrícula, sino también el material académico, así como la manutención que puede resultar necesaria en aquellos casos en los que el estudiante tiene que trasladarse a vivir fuera del domicilio familiar.

Entre las múltiples ventajas que ofrecen estos créditos están:

  • Amplios periodo de carencia para permitir al estudiante finalizar sus estudios y buscar trabajo antes de empezar a devolver el préstamo.
  • Tipos de interés por debajo de la media del mercado o incluso préstamos a interés cero.
  • Ampliación de los periodos de carencia en caso de que el beneficiario aún no haya encontrado un trabajo.
  • Cancelación de la deuda en caso de que la situación económica del beneficiario se haya deteriorado de una manera evidente.

Por regla general, la obtención de este tipo de créditos implica el cumplimiento de una serie de condiciones.

No obstante, existe una gran variedad de posibilidades al respecto, dependiendo en última instancia de la entidad a la que acudamos.

Sea como fuere, la acreditación de un expediente académico destacado, así como una renta familiar que no exceda determinados límites suelen ser dos de los requisitos más habituales, tanto para la obtención de este crédito, como para las becas de estudios.

Préstamos de las entidades bancarias

Por descontado, el sector bancario también dispone de una amplia oferta de préstamos destinados a la financiación de estudios de muchos tipos:

  • Estudios escolares y universitarios.
  • Estudios de grado y postgrado.
  • Estudios reglados o privados.

Como ya imaginarás, las condiciones no son tan ventajosas como en el caso de los créditos oficiales. Al fin y al cabo, estamos hablando del sector financiero privado.

Por ese motivo, te recomendamos tener en cuenta los siguientes aspectos.

1) Periodo de carencia

La concurrencia de un periodo de carencia es un requisito casi imprescindible tratándose de un préstamo de estudios.

Después de todo, compatibilizar los estudios con una actividad laboral que además permita conseguir dinero suficiente para costear las cuotas mensuales del préstamo puede resultar una misión muy complicada.

Por esa razón, hay que asegurarse de que este tipo de préstamos disponen de periodos de carencia suficientemente holgados, como para que el beneficiario pueda terminar sus estudios y encontrar un empleo antes de empezar a pagar.

En este sentido, también cabe la posibilidad de diferenciar entre la carencia de la amortización y la carencia total.

En el primer caso, el estudiante solo tendría que pagar en un primer momento el importe correspondiente a los intereses, mientras que en el segundo caso no tendría que pagar importe de ningún tipo.

2) Tipo de interés reducido

Por otra parte, los préstamos dirigidos a estudiantes deberían tener en cuenta las condiciones de adversidad a las que estas personas se enfrentan. Habitualmente, suelen ser profesionales jóvenes que afrontan la búsqueda de un primer empleo, con lo que ello supone para la generación de ingresos.

En consecuencia, estos préstamos deberían establecer un tipo de interés más competitivo que aquellos que se destinan al público en general.

3) Entrega progresiva del capital

Además, también es interesante sopesar la posibilidad de que el importe del préstamo sea entregado progresivamente y de forma ajustada al momento en el que haya que realizar el pago de las cuotas de la matrícula académica.

Muchos másteres, por ejemplo, se pagan de manera fraccionada, por lo que no es necesario disponer de todo el dinero desde un principio.

Si el préstamo también se nos entrega por partes, eso puede suponer una considerable reducción de los costes a pagar en concepto de intereses.

4) Gastos incluidos

No debemos olvidarnos de comprobar cuáles son los gastos que se pueden incluir en la financiación a recibir por parte del banco.

Así, no es lo mismo que la entidad se limite a costear el precio de la matrícula de estudios, o que también permita cubrir el material escolar, los gastos de transporte, alojamiento y manutención en general.

Conviene recordar que muchas entidades solicitarán la presentación de justificantes de estos gastos, ya sea en forma de recibos, facturas, etc.

5) Importes máximos

El importe máximo que se puede llegar a obtener a través de uno de estos préstamos es también un factor muy relevante, dado que no todos los estudios e instituciones académicas suponen el mismo coste económico.

Antes de comenzar los trámites de solicitud del préstamo, hay que asegurarse de que se podrá conseguir toda la financiación necesaria, pues de nada servirá obtener una parte, si no tenemos manera de costear el resto.

6) Plazo de amortización

Finalmente, el plazo de amortización del préstamo también tiene una clara incidencia sobre el resultado final de toda la operación.

Cuanto mayor sea el plazo, más intereses deberán pagarse, pero también más reducida será la cuota a pagar cada mes y, por tanto, menos probabilidades existirán de que tengamos algún problema para afrontar los pagos en su debido momento.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.