Busconómico

¿Es rentable abrir una cuenta en divisas?

No solamente pueden suscribirse cuentas en euros, como habitualmente hacen gran parte de los usuarios bancarios españoles, sino que son admitidas en otras divisas (dólar norteamericano, franco suizo, libra esterlina o yen japonés, entre las principales monedas admitidas a cotización).

¿Pero hasta qué punto es rentable abrir una cuenta con monedas extracomunitarias?

Pueden constituir una operación muy interesante ante la fuerte actividad de los mercados monetarios, que influyen en que el interés sea mayor si la elección es la acertada. Pero, por el contrario, los riesgos que se contraen también son muy acusados.

No obstante, este tipo de operaciones topa en primer lugar con una seria desventaja que reside en que su contratación exige unos gastos por el cambio de una divisa a otra (si la operación se desarrolla en territorio nacional), con lo que habrá que amortizar estos efectos a través de una buena elección que mejore las condiciones con respecto a las cuentas basadas en el euro.

Desde este punto de vista el usuario deberá tener muy claro por qué divisa decantarse y en base a unos criterios sólidos y objetivos, contando para ello con el asesoramiento de su banco.

La rentabilidad de esta operación vendrá determinada por los beneficios de las fluctuaciones del mercado (a través de sus cambios diarios) y de los diferenciales en los tipos de interés, que serán los que finalmente dicten la conveniencia o no de contratarlas.

También ayudará a lograr este objetivo el posicionamiento en una moneda que atienda a los objetivos anteriormente mencionados.

Con un importante inconveniente, eso sí, que la moneda que puede ser rentable en un momento determinado, puede ser lo contrario en otro.

¿Cuándo pueden ser más rentables?

Estas cuentas pueden ser contratadas en cualquier divisa admitida a cotización, que en la práctica se reducen a las representativas de las principales economías del mundo.

No trates de abrirla en wons surcoreanos, por ejemplo, porque con toda seguridad tu entidad no te lo permita, al no operar con estos activos financieros. A partir de una selección razonable y equilibrada habrá la oportunidad de que sea rentable la operación, aunque sin garantizar rentabilidad alguna.

Pero, entonces ¿en qué situaciones?

  • cuentas corrientes en divisasMovimiento en los mercados: cuando las fluctuaciones del mercado beneficien a la moneda elegida para conformar nuestra cuenta, a través de un cambio más rentable para nuestros intereses.
  • Exposición a otros países: en los casos en que los usuarios tengan que realizar muchas operaciones con el país emisor de la divisa contratada: traspasos, transferencias y pagos en general. De esta manera se evitarán las comisiones por cambio de divisa y no se elevarán los gastos.
  • Divisas como refugio: actuando sobre monedas sólidas en situaciones de gran inestabilidad monetaria, financiera y económica, y capaces de resistir a las situaciones más complejas de los mercados.

A partir de este momento, los clientes que suscriban estas cuentas, se permitirán el lujo de cubrir posibles riesgos de cambio, siempre por medio de una oferta que está abierta a las predilecciones y necesidades inmediatas de los clientes y cuyo control podrán realizar correctamente, como si de una cuenta en euros se tratase, ya que recibirán información periódica de su banco sobre su evolución.

Además se podrá acceder a la gestión de su cuenta a través del servicio de banca a distancia o por Internet, desde donde podrán consultar saldos y movimientos o realizar transferencias, entre otras operaciones.

Características de las cuentas en divisas

Esta clase de productos bancarios están destinados tanto a clientes residentes como a los que no lo son, rigiéndose por los movimientos de los mercados monetarios que, en cualquier caso, se distinguen por una fuerte volatilidad en los últimos años, propiciando que sus titulares se beneficien (o salgan perjudicados) de sus fluctuaciones.

Aunque siempre presentan unas peculiaridades comunes, que son necesarias ser analizadas si se quieren suscribir, y que básicamente son las siguientes:

  • Cada cuenta admite una sola divisa, la que ordene el cliente (libra, dólar, yen…), y en ningún caso puede operarse con varias en el mismo producto.
  • Su interés está adaptado regularmente a la evolución de los mercados financieros y siempre en función del saldo medio de la cuenta.
  • Generalmente no admiten domiciliaciones de ninguna clase, ni de nóminas ni facturas domésticas, que inciden en que las prestaciones sean sensiblemente inferiores a las de las cuentas en euros.
  • Ofrecen una total liquidez, pudiéndose disponer de los ahorros en cualquier momento y sin penalizaciones, como si de una cuenta convencional se tratase.
  • Suelen presentar un período de liquidación mensual, para que sus titulares puedan disfrutar antes de la rentabilidad generada por estos productos para el ahorro.
  • No contemplan prestaciones y servicios adicionales a los ofrecidos por otras cuentas, y en donde su mayor atractivo reside en el aprovechamiento de las fluctuaciones de las divisas.

Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.