Busconómico

Qué son las cuentas zombie

La cuenta zombie es el apelativo que se da a aquellas cuentas bancarias que, en su momento, fueron abandonadas o cerradas por sus clientes, y el banco procede a reactivar años después.

Ésta es una práctica que se ha vuelto habitual en otros países como Estados Unidos, donde entidades como Bank of America han reactivado unilateralmente miles de cuentas bancarias.

A primera vista, el propósito no es otro que el de cargar una serie de costes a los antiguos clientes, en concepto de comisiones de mantenimiento, descubierto, etc.

No obstante, conviene analizar la situación en profundidad para comprender el alcance de este problema.

¿Es legítimo reactivar una cuenta abandonada por el cliente?

Hay varios problemas de fondo de los que muchos clientes no se percatan, y a los que los bancos deben hacer frente.

Cierre de cuentas con cargos domiciliados en las tarjetas

A lo largo de la última década, el número de transacciones online que han sido objeto de domiciliación en cuentas bancarias o sus tarjetas asociadas se ha multiplicado exponencialmente.

Cuentas abandonadasLa cuestión es que cualquier persona puede cerrar su cuenta pese a tener transacciones no finalizadas y recibos domiciliados en ella, sin que el proveedor o acreedor correspondiente haya sido informado de la nueva cuenta en la que debe realizar los cargos a partir de ese momento.

Evidentemente, dicho proveedor continúa emitiendo los cargos en la antigua cuenta, y es aquí donde el banco debe tomar una decisión: aceptarlos o rechazarlos.

Se da la circunstancia de que muchos de los contratos de las cuentas bancarias en Estados Unidos reservan al banco el derecho a reabrir la cuenta en caso de que ésta sea objeto de cargos en su tarjeta. Además, el banco no está obligado a notificar la reapertura de dicha cuenta, lo cual no hace sino agravar la situación.

Abandono de cuentas bancarias

En este caso, estamos hablando de cuentas bancarias que nunca fueron cerradas por el cliente en particular pero dejaron de utilizarse. A menudo, se trata de cuentas jóvenes o cuentas de estudiantes, que hace mucho tiempo que no se usan.

Sin embargo, también hay un gran número de cuentas corrientes que, sencillamente, fueron olvidadas por el cliente, o abandonadas sin saldo alguno pero sin proceder a la solicitud del cierre.

En este caso, puede darse la circunstancia de que las condiciones de la cuenta hayan cambiado con el tiempo, lo cual dé lugar al cargo de comisiones que, en un primer momento, no existían. Y con el paso del tiempo, esas comisiones pueden acumularse.


Con motivo de la crisis económica, muchos bancos comenzaron a tomar cartas en el asunto, literalmente, mediante el envío de notificaciones a sus antiguos clientes. En dichas cartas, informaban de una deuda pendiente por las comisiones correspondientes.

El problema de fondo es que, si las condiciones de una cuenta han cambiado y estaban previamente recogidas en el contrato, parece legítimo que el banco exija responsabilidades a aquellos clientes que dejaron abiertas sus cuentas.

Lo que es más discutible es la tardanza en la notificación de la deuda o el cambio de condiciones de la cuenta afectada sin que dicha notificación haya tenido lugar. Al fin y al cabo, son muchos los clientes que se encuentran con deudas de varios cientos de euros.

El efecto agravado de las cuentas zombie

Las consecuencias de ser titular de una cuenta zombie pueden llegar a ser graves.

Cuentas zombiePor un lado, no sólo podemos tener que hacer frente al pago de las comisiones de mantenimiento que hayan sido cargadas durante años, o desde el momento en que cambiaron las condiciones de la cuenta.

El cargo de dichas comisiones de mantenimiento da lugar a un descubierto bancario, lo cual genera los correspondientes recargos y comisiones.

Esto puede generar un efecto de bola de nieve que termine acumulando una deuda considerable.

Por desgracia, muchos clientes optan por ignorar las notificaciones del banco, al no reconocer la cuenta correspondiente, ya olvidada.

Esto no hace más que agravar el problema, dado que el descubierto, los recargos o los intereses de demora continúan acumulándose. De hecho, son muchos los casos de clientes que sólo toman cartas en el asunto cuanto reciben una notificación de una deuda por varios cientos de euros.

Utilización de empresas de recobro

La circunstancia más grave y cuestionable es cuando tiene lugar el uso de empresas de recobro.

Sobra decir que su modo de proceder es muy agresivo. Llaman incesantemente a los clientes deudores, se personan en sus domicilios, etc.

A menudo, los datos de contacto con los que se cuenta son direcciones y teléfonos de hace años, que pueden corresponder a sus progenitores. Sin embargo, persisten en su empeño, llamando también a esas personas para lograr que la deuda sea saldada o bien advirtiendo de que el deudor será inscrito en los célebres registros de morosidad como ASNEF o RAI.

Ciertamente, y de acuerdo con la asociación de consumidores FACUA la utilización de estas empresas de recobro es muy cuestionable, puesto que no está claro que la deuda exigida sea efectivamente reclamable o no

Recomendaciones para evitar ser víctima de una cuenta zombie

El principal consejo que se puede dar es tener bajo control todas aquellas cuentas bancarias que estén a nuestro nombre.

En caso de que tengamos pensado dejar de usar una determinada cuenta, lo más recomendable es proceder a su cierre, solicitando la cancelación de forma expresa.

No es aconsejable dejar abierta la cuenta para “utilizarla más adelante”. Después de todo, el hecho de que actualmente no tenga ningún tipo de coste de mantenimiento, no significa que no pueda tenerlo en el futuro.

Si terminamos olvidándonos de su existencia, las consecuencias pueden ser muy desagradables.

Por último, si recibes alguna notificación correspondiente a una antigua cuenta de la que ya no te acordabas, es imperativo que te pongas en contacto con el banco correspondiente para poner una solución al asunto lo más rápidamente posible.


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.