El precio de las emisiones de CO2 y factura eléctrica

Ya es recurrente el tema del precio de la electricidad en España y hemos escuchado mil motivos para poder explicar la subida de precio.

Los problemas de suministro de gas, la bajada de generación de energías renovables en invierno, el aumento de la demanda y otros numerosos motivos que, en muchas ocasiones, no somos capaces de entender.

emisiones de CO2

Con la excusa de la subida del precio de la luz queremos explicar algo que mucha gente desconoce, y es el precio de las emisiones de CO2.

Las empresas tienen una cantidad limitada de CO2 que pueden emitir a la atmósfera, y pueden comprar derechos para emitir más o vender el excedente de derechos si les sobra.

Aunque parezca mentira las emisiones de CO2 cotizan como si fuesen acciones de una empresa, salvando las distancias.

La cantidad de CO2 que se puede emitir en Europa está limitada por la UE, y esas toneladas de CO2 que pueden emitirse se compran y se venden entre las empresas.

¿Cuánto cuesta emitir CO2?

Pues el precio por tonelada en el momento de escribir este artículo está en los 67,16 €, y hace justo un año cada tonelada tenía un precio de 26 €.

Ponemos a continuación el gráfico del precio de los últimos 12 meses.

precio emisiones co2

Podemos ver la cotización en tiempo real y precios del pasado en cualquier momento desde la web de Investing, ya que los futuros de emisión cotizan en el mercado.

Los derechos de CO2 cotizan desde el año 2005 en un mercado creado por la Unión Europea para que se puedan comprar y vender derechos de emisión.

¿Por qué cotizan los derechos de emisión?

La Unión Europea se planteó limitar las emisiones de CO2 y de descarbonización del viejo continente.

La prioridad del plan es la eliminación del carbón por su elevada cantidad de emisiones, pero se pretende eliminar todas las emisiones de CO2, sean procedentes del carbón o de otro combustible.

El plan de la UE es eliminar las emisiones en el año 2050

dudasDesde la creación de estos objetivos el plan es que la cantidad de CO2 sea inferior cada año hasta el año 2050, en el que debe llegar la descarbonización.

Las empresas que emiten CO2 reciben una cantidad de toneladas que pueden emitir cada año, esa cantidad será cada año inferior poco a poco para que se vayan adaptando al cambio y vayan reduciendo paulatinamente sus emisiones.

Esos derechos para emitir CO2 no se les dan gratis a las empresas, tienen un coste, por el que la UE recibe una gran cantidad de dinero.

Si las empresas incluidas en el plan superan el cupo de CO2 reciben sanciones muy fuertes, pero la UE para solucionar este problema creó el mayor mercado mundial de CO2.

En ese mercado las empresas a las que les sobren emisiones las pueden vender a otras empresas, así las que necesiten mayores emisiones pueden comprar esos derechos de emisión para evitar las temidas sanciones.

El sistema pretende incentiva la reducción de emisiones ya que las empresas que hagan un esfuerzo en reducir emisiones podrán vender sus derechos de emisión y lograr beneficios por ellos.

Por otro lado, al reducirse cada año la cantidad de CO2 disponible, las empresas que no se esfuercen en reducir emisiones comprarán los derechos de emisión cada vez a un precio mayor.

El sistema pretende incentivar que las empresas reduzcan emisiones por la vía del premio económico a los que lo hagan bien y el castigo económico a los que no lo hagan.

Esa es la razón por la que cotizan los derechos de CO2, y el motivo por el que no para de subir el precio de cada tonelada.

El CO2 y el precio de la electricidad

Como hemos dicho al inicio hay muchos factores que influyen en el precio de la electricidad, pero uno de ellos es el precio de las emisiones de CO2.

Las compañías eléctricas están dentro del plan de descarbonización de la UE, y por tanto tienen que pagar por sus emisiones de CO2.

En Europa una de las maneras tradicionales de producir electricidad ha sido mediante centrales térmicas de carbón.

Esas centrales son altamente contaminantes y emiten gran cantidad de CO2, así que las eléctricas ven incrementados sus costes en gran medida por los derechos de emisión.

Pero el problema de las emisiones de CO2 no es exclusivo del carbón ya que las centrales de gas (centrales de ciclo combinado) también emiten CO2, y por tanto también tienen que pasar por caja para emitir CO2.

El constante incremento del precio de las emisiones de CO2 no para de incrementar la factura eléctrica, y por eso el culpable no es solo el precio del gas natural, ya que gas natural y emisiones de CO2 van de la mano.

Aunque el precio del gas baje el precio de las emisiones que se generan con ese gas seguirá subiendo y encareciendo la factura eléctrica.

El ejemplo más claro lo tenemos ahora, por fin Rusia abre el grifo del gas natural aumentando sus exportaciones a Europa en un 40%, pero el precio de la electricidad sigue por las nubes debido al CO2.

La tormenta perfecta del coste de la electricidad

La tremenda subida de los precios de las emisiones de CO2 tiene otra consecuencia, es que las eléctricas huyen del carbón por el elevado coste que les supone comprar derechos de emisión.

precios altosEsa huida rápida del carbón ha disparado la demanda de gas para generar electricidad en centrales de ciclo combinado, y también de petróleo, lo que ha elevado los precios del gas y del petróleo.

Si a la subida de los costes de derechos de CO2 le sumamos el incremento de precio de gas y petróleo, y además le unimos los recortes de exportaciones de gas ruso y el corte del gaseoducto que llega a Europa por a través de Marruecos tenemos la tormenta perfecta para disparar la factura de la luz.

No sabemos el comportamiento futuro del precio del gas, pero lo que sabemos seguro es que los derechos de emisión de CO2 en toneladas son cada año menores y su precio será cada vez mayor, y eso afectará a la factura eléctrica con seguridad.

En España tenemos las centrales nucleares en proceso de eliminación, y por eso las centrales de ciclo combinado serán necesarias para generar electricidad a modo de respaldo de las renovables.

Todo esto supone que el precio, aunque puede bajar, seguirá siendo alto en los próximos años si no se toman medidas que supongan cambios drásticos en el modelo de generación.

Mientras dependamos del gas y del precio de las emisiones de CO2 lo normal es que no debemos esperar precios bajos en la electricidad.



Comentarios

Nombre:  
Mail:    
Comentario:  
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder opinar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto.
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: [email protected] Consulta aquí nuestra política de privacidad.
Enlace permanente al comentario Javier (09 diciembre 2021)
El artículo es del 17 de noviembre y el precio de las emisiones de CO2 a día de hoy, 9 de diciembre, supero los 80 € y ha llegado a tocar los 90 €. Increíble la tremenda escalada de precio y sus consecuencias en la factura eléctrica.