Busconómico

¿En qué consisten las OPVs?

Una de las noticias más importantes de las últimas semanas desde el punto de vista financiero ha sido la hasta ahora fallida OPV de Aena, una compañía pública encargada de la gestión de la totalidad de los aeropuertos y helipuertos de España. 

A pesar de ser una noticia con suficiente importancia como para merecer un espacio dedicado en los principales medios de comunicación, su trascendencia no ha sido demasiado grande debido a que su tratamiento informativo ha sido más bien técnico, lo que ha impedido que muchas personas entiendan qué significa o qué repercusiones tiene una OPV, que son las siglas de Oferta Pública de Venta.

En este artículo, trataremos de explicar de una forma sencilla qué se entiende por OPV.

¿Qué se entiende por una Oferta Pública de Venta?

Imaginemos que somos el único propietario de una empresa teniendo, por tanto, el 100% de las acciones que componen el capital en nuestra propiedad.

En un momento determinado, queremos que nuestra empresa comience a cotizar en Bolsa pero, para ello, tenemos que permitir que otros inversores participen también de parte del pastel de nuestra compañía. 

Bolsa de MadridPara ello, realizamos una Oferta Pública de Venta (OPV), en la que nosotros, como propietarios mayoritarios de un negocio, decidimos poner a la venta una parte de las acciones que poseemos, poniendo a cotizar a nuestra empresa en el mercado secundario de acciones, la Bolsa.

Una vez nuestra empresa sale a Bolsa, las acciones cotizarán como en cualquier otro mercado organizado y cambiarán de propiedad en función de las decisiones de los inversores, subordinadas a la buena marcha de la compañía y a su capacidad futura de generar beneficios. 

En estos casos, la OPV se realiza sobre empresas no cotizadas que son, de este modo, admitidas a cotización.

Pero ojo porque también se realizan OPV sobre empresas cotizadas, en las que uno o más accionistas mayoritarios pretenden desprenderse de una cantidad importante de su participación en la empresa.

En el caso de Aena, propiedad del Estado, el Gobierno deseaba colocar el 49% de su capital entre otros accionistas.

En este caso, estaríamos hablando de una OPV en la que el propietario de la empresa (el Estado) deseaba que una parte de su participación (100%) comenzase a cotizar en Bolsa y se colocase entre otros inversores.

¿Qué requisitos tiene una OPV?

Los requisitos que tiene que cumplir cualquier empresa para poder realizar una OPV dependen del mercado bursátil en el que vayan a cotizar y del regulador del mercado, que en España es la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En el caso de España, el requisito fundamental que establece el regulador es la publicación de un folleto informativo que contenga, al menos, la siguiente información:

  • Información de los valores que ofrecen, como precio y rentabilidad esperada.
  • Detalles sobre el emisor: domicilio fiscal, fecha de constitución, etc.
  • Información referente a la actividad del emisor, incluyendo su patrimonio, situacion actual, resultados y perspectivas.
  • Descripción detallada de la colocación, entre los que destacan las entidades colocadoras, los plazos y los sistemas de adjudicación.
  • Régimen fiscal aplicable a los valores emitidos.

La importancia del valor de la empresa antes de la OPV

Uno de los momentos críticos de cualquier salida a Bolsa de una empresa es el momento de su valoración.

Si el precio de las acciones está sobrevalorado, los inversores no las comprarán y la compañía tendrá que rebajar su precio para que resulten atractivas mientras que si, por el contrario, se infravaloran, nuestra venta se realizará a un precio menor al que realmente vale la compañía y perderemos dinero.

Este conflicto de intereses entre vendedor y comprador, presente en cualquier transacción económica, se resuelve cuando el precio se establece en función del valor real de la empresa, es decir, al valor actual de sus activos en balance.

Esta valoración se realiza, generalmente, por un auditor externo que, teniendo en cuenta el valor en libros del negocio, así como su capacidad para generar beneficios futuros y el capital que se desea poner a la venta, establece un precio a las acciones que, con la OPV, se han puesto en circulación.

Este es, precisamente, uno de los aspectos más controvertidos del papel de los auditores en las salidas a Bolsa. Recordemos el caso de Facebook, que salió a un precio muy por encima de su capacidad real para generar valor en la empresa; o el más cercano de Bankia, cuyo precio de venta, unido a una publicidad muy agresiva en los principales soportes publicitarios y una red de distribución muy potente, hizo que muchas acciones fuesen adquiridas por muchos inversores minoritarios.

Posteriormente las acciones perdieron la mayor parte de su valor, haciéndoles perder mucho dinero.

Conclusiones

En líneas generales, las OPV son operaciones financieras cuyos principales actores son, o bien las grandes corporaciones que ya cotizan en Bolsa, o bien el sector público que quiere privatizar la totalidad o parte de una empresa pública. 

En la mayor parte de ocasiones, por tanto, se trata de operaciones que pasan totalmente desapercibidas por el común de los mortales aunque, en realidad, tienen una gran transcendencia económica e incluso social.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.