Busconómico

¿En qué consisten los Warrants?

Uno de los productos financieros más atractivos y utilizados en la actualidad son los Warrants. Se trata de un instrumento financiero derivado cuya evolución depende de un activo llamado subyacente, que puede ser cualquier tipo de activo que cotice en un mercado organizado como las acciones, commodities o incluso otro instrumento derivado como el futuro sobre un bono soberano.

Los warrants dan el derecho, pero no la obligación, de comprar (call) o vender (put) un activo subyacente en una fecha determinada a un precio concreto, llamado precio de vencimiento o strike, con la única condición del pago de una prima, que depende de la evolución de varios factores, como el tiempo que quede hasta el vencimiento, la cotización actual o incluso, la cotización del precio de vencimiento.

En este sentido, los warrants tienen unas características idénticas a las opciones, con la diferencia de que mientras los primeros obtienen la contrapartida de una entidad financiera, en los segundos es el broker el que tiene que buscarla.


¿Qué decisión tomamos, ejercer nuestro derecho o no ejercerlo?

Existen dos tipos de warrants, el call y el put, que dan la posibilidad de comprar o vender, respectivamente, el activo subyacente en la fecha de vencimiento. Si compramos un warrant call, esperamos que el precio del activo subyacente sea superior a vencimiento. En cambio, si compramos una warrant put, esperamos que el precio del activo subyacente sea menor en el momento del vencimiento.

inversionesCuando llega el vencimiento del warrant, el inversor podrá optar por ejercer su derecho de compra en el caso de la call (o de venta si se trata de una put), o por no ejercerlo. Esta decisión dependerá de si la cotización del activo subyacente al vencimiento es mayor (menor) al precio al vencimiento que aparece en el contrato, el strike. Nuestro beneficio vendrá dado por la diferencia entre la cotización del activo en la fecha en que vence el contrato y el strike (precio convenido al adquirir el warrant).

Sin embargo, si en el momento de vencimiento la cotización del activo es menor (mayor) que el strike, la decisión será de no ejercer su derecho, ya que podrá comprar (o vender) el activo en el mercado con unas condiciones mucho más ventajosas. A diferencia del resto de productos financieros, en este caso, la pérdida se limita al importe de la prima.

Por ejemplo, imaginemos que compramos un warrant call sobre una acción de Telefónica cuya cotización actual es de 10 euros. Esta call da el derecho a comprar una acción de Telefónica al cabo de 6 meses a un precio de 15 euros, pagando por ello una prima de dos euros. Si al vencimiento, el precio del activo subyacente es de 20 euros, ejercitaremos nuestra opción de compra, ya que hemos comprado el activo más barato y habremos obtenido un beneficio de cinco euros.

Sin embargo, si el precio al cabo de seis meses es de 11 euros, no ejercitaremos nuestro derecho perdiendo, por tanto, el importe de la prima, 2 euros, ya que saldrá más barato en el mercado comprar las acciones a ese precio que perder 4 euros si ejercitamos la opción del warrant a 15.

Para que exista un comprador también tiene que haber un vendedor. En este caso, el vendedor actúa como contrapartida del comprador, siendo el beneficio máximo limitado al importe de la prima y su pérdida ilimitada. En el ejemplo anterior, el vendedor de la call habría perdido 5 euros en el primer caso y ganado dos euros en el segundo caso (el importe de la prima).


Ventajas e inconvenientes de los Warrants

Al igual que ocurre con otros productos derivados como los CFDs, la principal ventaja que ofrecen los warrants, aunque no la única, es la posiblidad de invertir con apalancamiento. Esto significa que los Warrants, que tienen un precio pequeño y controlado representado por su prima amplifican las variaciones del activo financiero en favor del inversor cuando se acierta y en contra cuando no se acierta. El apalancamiento se calcula como el número de veces que su precio está contenido en la cotización del activo subyacente.

Otras ventajas son la posibilidad de tomar posiciones alcistas o bajistas, el hecho de que coticen en mercados organizados y cuenten con una cámara de compensación que les dota de gran liquidez. Además, es posible invertir en un gran número de activos subyacentes de diferentes mercados.

Entre las principales desventajas, cabe destacar que no es posible vender los warrants si previamente no se han comprado, a diferencia de las opciones en las que sí es posible venderlo sin la posesión física del título. Además, y a pesar de que el apalancamiento sea una ventaja importante en cualquier producto financiero derivado, también constituye un elemento de riesgo que conviene tener muy en cuenta antes de realizar cualquier operación.

Además, se trata de un derivado con unos costes bastante altos tanto de comisiones como por mantenimiento, lo que puede hacerle perder atractivo en relación a otros productos de similares características, como las opciones o los CFDs. En cualquier caso, los warrants son un producto que se adapta a las necesidades de inversión tanto de riesgo como de rentabilidad.

Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Sí, acepto expresamente la política de privacidad
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes)
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Al aceptar nuestra política de privacidad. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com