Busconómico

Claves para evitar la estafa de la multipropiedad

Antes de abordar este tema, tenemos que formularnos la siguiente pregunta:

¿Qué es la multipropiedad?

Seguro que todos hemos oído hablar de la multipropiedad, pero si estamos pensando en reservar una semana de vacaciones en un apartamento cerca del mar para disfrutar cómodamente de nuestras vacaciones, es muy conveniente conocer a fondo los pormenores de su funcionamiento para no llevarse una desagradable sorpresa.

En primer lugar, el “régimen de multipropiedad” (denominación prohibida por la legislación actual por inducir a error) no es una compra de un porcentaje de la vivienda sino la adquisición de un derecho de aprovechamiento por turnos, que confiere a su titular la facultad de disfrutar de forma exclusiva, y durante un periodo determinado del año, de dicha vivienda o alojamiento, así como de los posibles servicios complementarios que pudiera tener como piscina o instalaciones deportivas.

multipropiedad

En España, y sobre todo en las zonas de la Costa del Sol, Levante, Canarias y Cataluña es donde se registra el mayor número de usuarios en toda Europa de este sistema.

De hecho se habla de más de un millón de usuarios en todo el territorio español.

¿Cómo funciona la multipropiedad?

¿Quién establece el régimen de aprovechamiento de la multipropiedad?

El propietario del inmueble es quien, previa consecución de las licencias oportunas, puede establecer este sistema de aprovechamiento.

Entre las licencias se encuentran la necesaria para ejercer la actividad del turismo, la licencia de apertura y cualquier otra requerida para la ocupación de todo el complejo que defina la normativa específica de la Comunidad Autónoma donde se halle ubicado el inmueble.

Además, el propietario está obligado a tener una póliza de seguro durante toda la promoción y hasta la venta de todos los derechos de aprovechamiento por turnos. Este seguro serviría para indemnizar a terceros por daños y perjuicios que pudieran generarse hasta que tenga lugar la venta final.

Contrato

El propietario del inmueble tiene que suscribir un contrato por escrito con el comprador para definir los términos de la multipropiedad.

En dicho contrato debe constar la fecha de su celebración, los datos de referencia de la escritura donde se constituyó este régimen de aprovechamiento por turnos, la fecha de la extinción de dicho derecho y, por supuesto, la descripción del edificio, su situación y la indicación específica de qué turno se compra. Se habrán de definir los días y horas de comienzo y finalización del mismo.

También tiene que indicarse el precio que hay que pagar por el derecho y el importe de la cuota anual de mantenimiento, además de hacer constar el derecho que existe de que ese contrato se formalice en escritura pública y se inscriba en el Registro de la Propiedad.

Inconvenientes de la multipropiedad

Aprovechamiento

La triste realidad es que, al final, el uso de ese apartamento ideal todos los años y en la misma fecha no siempre es posible. Con el paso del tiempo, simplemente se deja de usar. Y la multipropiedad se convierte en una fuente de gastos absurdos.

Mantenimiento

Los gastos de mantenimiento varían en cada alojamiento, pero no suelen bajar de 300 euros al año, por no hablar de los casos en los que se generan cuotas extras, derramas y subidas del importe original, incluso para hacer frente a otros usuarios morosos.

Extinción del contrato

Otro inconveniente puede ser la forma de deshacerse de este derecho una vez que hemos comprobado que no satisface nuestras necesidades reales.

La extinción del contrato de multipropiedad no es una simple renuncia. Algunos usuarios optan por dejar de pagar las cuotas, situación que permite al propietario resolver el contrato, pero que no elimina la deuda generada que seguirá existiendo y de la que, en principio, se responde con todo el patrimonio, según el Código Civil.

La mejor manera de extinguir el derecho es venderlo o donarlo, y en caso de que no encontremos a nadie que lo desee, renunciar a él en escritura pública ante notario.

Fraudes en la multipropiedad

Además de los inconvenientes citados anteriormente, alrededor del mundo de la multipropiedad crecen fraudes y estafas en toda regla.

Una de ellas consiste en aprovecharse de la necesidad y urgencia que tienen algunos usuarios por revender o deshacerse de su “semana de aprovechamiento”.

Los estafadores se ofrecen a realizar estos servicios, pero las gestiones no se realizan de forma adecuada, en muchos casos simplemente con un contrato enviado por Internet, por lo que frente a terceros el titular sigue con las mismas responsabilidades.

En otras ocasiones, aparecen sociedades que ofrecen hacerse cargo de todos los gastos como supuestas explotadoras del derecho. Sin embargo, transcurrido un plazo, y previo cobro de diversas cantidades a los ansiosos vendedores (del orden de 2.000 euros), terminan por desaparecer, dejando a los usuarios de los derechos de multipropiedad en absoluta indefensión y, de nuevo, en el punto de partida.

Estafa en Málaga

Estas estafas se han visto reflejadas en las detenciones realizadas recientemente en Málaga en una estafa de multipropiedad en la que se conseguían entre 330 a 50.000 euros de cada individuo estafado. Más de quinientas personas, mayoritariamente británicos jubilados, han sido víctimas de ella.

El proceso era ingenioso y se realizaba en tres fases:

En la primera fase, los usuarios de la multipropiedad recibían una llamada que les ofrecía una buena suma por sus derechos, aunque ellos debían hacerse cargo de un conjunto de gastos. Una vez sufragados dichos importes, la “agencia vendedora” desaparecía.

En la segunda fase, y cuando la estafa ya se había hecho manifiesta, volvían a contactar con las víctimas de nuevo, pero esta vez haciéndose pasar por abogados que les informaban de que estaban reclamando las cantidades estafadas. Por supuesto, volvían a solicitarles una determinada cantidad de dinero por adelantado en calidad de honorarios.

Finalmente, en una tercera fase, los estafadores hacían creer a las víctimas que habían conseguido resolver la situación, pero que tendrían que pagar diversas cantidades como abono final.

Precauciones para evitar la estafa de la multipropiedad

Comprobar la documentación

Si, a pesar de todo, estás dispuesto a adquirir derechos en multipropiedad, te recomendamos tomar todas las precauciones posibles. La primera de ellas es solicitar la documentación pertinente, incluyendo los títulos que demuestren la titularidad de la vivienda que se esté ofreciendo, la licencia para ejercitar dicha actividad y los seguros pertinentes.

Asesoramiento jurídico

Igualmente, puede resultar muy interesante contar con la colaboración de un abogado propio que nos asesore respecto a todos los trámites a llevar a cabo, para evitarnos así disgustos relacionados con cualquier estafa en la multipropiedad.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.
Enlace permanente al comentario Javier Malpica (14 marzo 2018)
Vaya absurdo. Paga un hotel y dejate de rollos. Solo un ignorante se mete en tantos problemas.
Enlace permanente al comentario Sergi Pedrós (25 enero 2017)
En serio, pero ¿todavía hay que compra en multipropiedad? esto es como muy de los años 80 y el apartamento en Torrevieja, no? España es un país de catetos, no un país de Europa.