Busconómico

Factoring, una forma de financiación

Una manera muy utilizada por grandes empresas para financiarse es el factoring, una forma de obtener liquidez pero poco conocida y usada por PYMES.

El factoring, técnicamente hablando, es una cesión de crédito a cobrar a favor de una entidad financiera. Esto, que suena algo complicado, es simplemente anticipar el cobro de facturas; el banco (o empresa de factoring) nos adelanta el importe de las facturas que hemos emitido y ellos se encargan de cobrarlas al cliente final. Todo esto a cambio de unas comisiones o tipo de interés.

Uno de los problemas de cualquier empresa es el cobro de las facturas, ya que por regla general grandes empresas, Administraciones Públicas o clientes recurrentes pueden tardar un tiempo en pagarlas. Este hecho, sumado a la falta de crédito por parte de los bancos pone en serias dificultades de tesorería a muchas PYMES.

Las grandes empresas tienen acuerdos de factoring con los bancos con los que trabajan habitualmente, pero las pequeñas empresas lo tienen un poco más difícil.

Para las PYMES, por ejemplo, la financiera Gedesco ha lanzado un servicio de Factoring desde sólo el 4,75% anual, con la ventaja añadida de que se trata de un factoring sin recurso, es decir, que el riesgo lo asumen ellos. Si una empresa no paga la factura el problema es de Gedesco.

Otra posibilidad es preguntar en nuestro banco habitual, pero ponen muchas dificultades para pequeñas empresas y sólo aceptarán la cesión de facturas con Administraciones y grandes empresas (las cotizadas en bolsa).

Haz clic aquí para conseguir liquidez con Gedesco

Ventajas del factoring

1.- Anticipo de cobro: se adelanta el cobro al mismo momento de la emisión de la factura, no hace falta ni esperar a tener un pagaré. En cuanto se emiten la financiera las paga.

2.- Riesgo crediticio: en los casos de factoring sin recurso el riesgo de impago lo asume el banco y no la PYME. Lógicamente, a cambio de esos riesgos cobran una comisión, pero sabemos que cobraremos seguro.

3.- Riesgo de tipo de cambio: si emitimos facturas en otra moneda el riesgo de la variación del tipo de cambio hasta que el cliente final pague la factura pasa a ser de la entidad financiera, así la empresa no asume riesgos y cobra lo que toca el día de emisión de la factura.

4.- Gestión de cobro: los trámites de gestión y reclamación de pago de las facturas pasa a manos del banco. La PYME no deberá perder tiempo ni recursos en ello.

5.- Asesoramiento: la empresa con la que trabajemos el servicio de factoring tiene acceso a datos importantes de las empresas a las que emitimos facturas y pueden informarnos y asesorarnos sobre la situación de esas empresas y sus riesgos.

Inconvenientes del factoring

1.- Coste: lógicamente tiene unas comisiones e intereses. Las comisiones pueden llegar hasta el 3% del importe de las facturas además del tipo de interés, que será diferente en función del plazo de cobro de la factura.

2.- Facturas no cubiertas: la entidad con la que trabajemos no aceptará las facturas de todos los clientes, sólo de aquellos que crea que son solventes.

3.- Bloqueos contractuales: hay clientes que no trabajarán con nosotros si utilizamos servicio de factoring, incluso algunas empresas lo establecen por contrato. Este caso puede ocurrir con algunas empresas grandes que no les gusta que cedamos los créditos que tienen con nosotros a un tercero.

Para una pequeña empresa pude ser interesante contactar con alguna financiera que ofrezca servicio de anticipo de facturas, ya que ahorrará en trámites de cobro y evitará problemas de tesorería.

El costo puede ser incluso más bajo que tener que pedir un crédito para cubrir problemas de caja. El hecho de contratar el servicio no obliga a endosar las facturas, sólo utilizaremos el factoring cuando la tesorería lo exija. Pero conviene tener ya un contrato para poder utilizarlo en cuanto lo necesitemos.

Gedesco, como ya hemos comentado, es de las pocas compañías que ofrecen el servicio a pequeñas empresas, y a unos costes bastante ventajosos.


El mecanismo es muy sencillo, tal como se explica en la imagen. Pero hay que informarse muy bien de los costes para no llevarse una desagradable sorpresa cuando nos cobren la comisión que se aplica sobre la factura presentada.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.
Enlace permanente al comentario Juan (26 mayo 2015)
Yo he probado el descuento de facturas individualizado y es mucho más ágil que el factoring, no molestan a tu cliente y no es necesario descontar todas las facturas, lo utilizas cuando quieres. Sólo he visto un par de plataformas que lo hagan, Finanzarel y otra Loanbook.
Enlace permanente al comentario Javier (20 mayo 2015)
Muy bien resumen y explicación del factoring. A veces este tipo de términos para conseguir liquidez son un poco complejos de entender. Hay que tener en cuenta el tema del factoring con o sin recurso a la hora de contratarlo. Os dejo también más info interesante en mi nombre.

Gracias y saludos!
Enlace permanente al comentario Juan (13 junio 2014)
Gracias por la info, pensaba que el factoring era lo mismo que el confirming, pero parece que justo es lo contrario, todo depende del lado desde el que se haga http://www.finanzas.com/aula-accionista/20130625/factoring-confirming-2372201.html