Busconómico

Fondos de inversión con dividendos

Hasta hace pocos años la remuneración a través de dividendos se limitaba exclusivamente a los mercados bursátiles, siendo una práctica habitual entre los valores que cotizaban en renta variable.

Pero ya se han instalado en otros productos para la inversión, como en el caso de los fondos de inversión, que han decidido aplicar esta misma estrategia para incentivar a los inversores a que los suscriban. invertir fondos de inversión

Desde luego que no se está desarrollando de forma mayoritaria, pero cada vez están apareciendo más fondos que incluyen esta característica, y que permiten a los partícipes disponer de unos ingresos fijos todos los años, pudiéndolos destinar a sus necesidades personales.

Unos para activar sus ahorros en sus cuentas de ahorro, otros para darse un pequeño capricho personal, y los más para mejorar su presupuesto familiar ante la depreciación de sus sueldos.

La forma en que se distribuyen entre los partícipes de los fondos es similar a la que aplican las empresas con sus accionistas, aunque por término general, no es tan generosa como en la renta variable.

Mientras que en ésta se desarrolla con rentabilidades que oscilan entre el 3% y 10%, en función de las compañías cotizadas; los dividendos de los fondos son más modestos, siendo menos habituales las propuestas que rebasan el 5% de rentabilidad anual.

Otra diferencia entre ambos modelos reside en que mientras los dividendos dados a los accionistas generalmente se proporcionan cada año o semestre, en los fondos de inversión incluso pueden ser con periodicidad mensual, aunque también se distribuyen semestral o anualmente.

Se aplican tanto en fondos de renta variable como fija

Ante lo que pudiera intuirse, no se limitan únicamente a fondos de renta variable, sino que también se incluyen los de renta fija o mixtos, aunque en menor medida.

De esta forma, los partícipes de estos productos para la inversión, a la rentabilidad acumulada en el fondo, se les unen la remuneración periódica a través de estos pagos.

No obstante, si bien en la renta variable es una estrategia más frecuente, no ocurre lo mismo en la fija, siendo un aliciente más para contratarlos en función de esta variable por parte de los clientes más conservadores.

Pero en lo que si inciden muchos analistas es que los pequeños ahorradores no deben seleccionar su cartera de fondos en función de esta variable, sino por otros aspectos más determinantes para su posible revalorización, como por ejemplo, la competencia de sus gestores, la composición de los mismos o la evolución generada en los últimos años.

En cualquier caso, es aconsejable acudir a sus folletos informativos para constatar cuáles son los fondos que reúnen estas características, y en último caso demandar este requerimiento al banco para que nos informen de la oferta actual de los productos que generan estos pagos regulares.

Ventajas de esta estrategia remunerativa

Debido a la relativa novedad que supone la implantación de esta estrategia a los suscriptores de fondos de inversión, es completamente normal que éstos se planteen qué ventajas les reporta su inclusión en su cartera de inversión.

No es que sea determinante para su elección, pero sí que al menos dará la clave por la que se decantan por este modelo.

  • Interés fijo: dispondrán de unos pagos fijos todos los años, con una rentabilidad entre el 2% y 5%, que podrán recibir en su cuenta corriente de forma mensual, semestral o anualmente.
  • Amortización de pérdidas: si los fondos contemplan disminuciones en sus cotizaciones, es decir pérdidas, podrán contrarrestar estos efectos con la remuneración de sus dividendos.
  • Liquidez inmediata: irán a parar íntegramente a la cuenta corriente de los partícipes, sin que tengan que dar ninguna orden a su banco, y por supuesto, sin ninguna comisión.
  • Flexibilidad en los pagos: podrán elegirse, en función de cada fondo de inversión, la periodicidad de los abonos, y que mayoritariamente se inclinan por el formato anual, aunque sin desdeñar otros ciclos de tiempo.
  • Para ahorradores defensivos: están especialmente diseñados para un perfil de inversor más bien conservador, en el que prima la seguridad de estos pagos por encima de otras variables más agresivas basadas en su rentabilidad.
  • Rendimiento más competitivo: su remuneración es más elevada que la generada por los productos de ahorro tradicionales (depósitos, cuentas de ahorro, pagarés bancarios…), aunque sin llegar a los de las acciones que cotizan en bolsa.

Si ante estas alternativas que presentan los fondos el usuario se inclina por su suscripción, deberá optar por aquellos modelos de inversión que mejores perspectivas de revalorización generen para los próximos años.

Pero igualmente por los que menos comisiones presenten en su oferta, y que probablemente incidan en las plusvalías que reciban cuando se cierre la operación.

Y con una máxima tan apropiada para estos mercados financieros, que entre fondos de similar composición, siempre habrá que inclinarse por los que menos gastos generen.

Será otra forma, igualmente válida, para obtener mayor provecho en su contratación.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.