Busconómico

El helicóptero del dinero, ¿funcionará dar 1.300 euros a cada ciudadano de la UE?

helicópteroA pesar de las últimas medidas monetarias expansivas que está llevando a cabo el Banco Central Europeo, parece que la inflación sigue sin instalarse entre los países de la Unión Europea.

El Índice de Precios al Consumo Armonizado, que mide la inflación en Europa, sigue en terreno negativo, al registrar un -0,50% en el mes de marzo de 2016.

Esta situación ha llevado a las autoridades monetarias a replantearse esta política, y no precisamente a través de una medida convencional, ni mucho menos.

La última ocurrencia del BCE ha sido la posibilidad de regalar 1.300 euros a cada ciudadano de la Unión Europea.

Esta sería la cantidad exacta que, según diversos analistas, serviría para reactivar la inflación sin que el BCE consuma todo el colchón de capital, unos 444.000 millones de euros.

Pero, ¿podría funcionar una medida de este tipo?

Milton Friedman y su famoso helicóptero del dinero

El helicóptero del dinero es un símil utilizado por primera vez por el economista de la Escuela de Chicago Milton Friedman para simular una situación de creación de dinero que se canaliza directamente a familias y empresas sin necesidad de intermediarios financieros (bancos).

En este símil, un helicóptero lanza a una calle concurrida una gran cantidad de billetes para que los ciudadanos puedan cogerlos y hacer uso de ellos, suponiendo que el dinero se reparte de manera perfectamente equitativa entre cada uno de los miembros de esa comunidad.

¿Cuál sería el efecto de esta distribución?

En efecto, la gente comenzaría a gastar felizmente el dinero, lo que debería servir para aumentar la demanda e incentivar la producción y el empleo.

Sin embargo, según el propio Friedman, dado que no se produce ningún aumento de producción, habría más dinero para el mismo volumen de bienes y servicios, lo que tendría un impacto directo sobre los precios: se produciría inflación. Justo lo que busca el Banco Central Europeo.

¿Cómo se puede llevar a cabo?

A pesar de que, a priori, esta medida puede parecer imposible de llevar a cabo, en realidad es muy sencilla. Podría ser necesaria la intervención del Gobierno a través de su política fiscal.

Una de las formas de articularlo podría ser a través de la emisión de deuda pública que sería financiada por el propio Banco Central Europeo a través de la creación de nuevo dinero.

Este dinero se podría canalizar a la economía real a través de transferencias corrientes o deducciones a la hora de presentar los impuestos.

Sin embargo, y dado que los estatutos del BCE prohíben expresamente prestar dinero a los estados directamente, muchos analistas creen que la institución monetaria podría repartir todo ese dinero de manera directa entre todos los ciudadanos mediante apuntes contables en sus cuentas corrientes.

¿Podría funcionar esta política?

Esta política tiene varios riesgos:

  • Por un lado, la aparición de altos niveles de inflación. Con toda seguridad, la distribución de dinero de manera directa entre la población europea provocará un aumento de los precios, aunque muy pocos se atreven a aventurar en qué medida. El remedio podría ser peor que la enfermedad, y la inflación se podría desbocar. Si a esta política no le acompañan un aumento en los salarios y en la contratación, los efectos podrían ser perjudiciales para la población.
  • Aumento de la deuda pública: si se opta por canalizar el nuevo dinero a los ciudadanos a través de estímulos fiscales, el nivel de deuda pública aumentará. Y ya hemos llegado al 100% del PIB, por lo que no es recomendable seguir aumentándola.
  • ¿A dónde va a ese dinero? Al igual que los bajos tipos de interés acaban provocando malas inversiones, una distribución incorrecta de los fondos entre la población supone una errónea asignación de recursos. Si no se produce un seguimiento exhaustivo de este dinero, lo más probable es que no aumente la productividad y no mejore la situación económica a medio plazo.

Es difícil calibrar con exactitud cuál será el efecto de esta política, entre otras cosas porque sería la primera vez que se realiza un experimento de este tipo en Europa.

La munición del Banco Central Europeo se está acabando, y la política de compras de activos financieros no está dado los frutos esperados.

En estas circunstancias, el helicóptero del dinero es una opción más a tener en cuenta, que podría ir más allá si el BCE se atreviese a funcionar con capital negativo.

Una opción remota pero que podría ser realidad en los próximos meses. Quién sabe si en los próximos meses no tenemos un regalo inesperado de un tal Mario Draghi abonándonos la inestimable cantidad de 1.300 euros en nuestra cuenta corriente, ¿verdad?


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.