Busconómico

¿Por qué es importante un Fondo de Garantía de Depósitos a nivel europeo?

Desde que en 1999 entrase en circulación el euro como moneda de curso legal en los países de la eurozona, se han dado numerosos pasos para que la unión monetaria tenga una cierta estabilidad, especialmente tras la crisis del euro que golpeó a varios países periféricos en 2012. Esta circunstancia, bien conocida por todos, casi acaba con la quiebra de varios Gobiernos, entre ellos el nuestro, y tuvo como consecuencia el inicio de numerosas reformas a nivel europeo, como la creación de varios fondos de rescate para países en problemas, la constitución de un mecanismo único de supervisión bancaria o una política más agresiva por parte de los Bancos Centrales.

Además de estas medidas, Europa está avanzando para garantizar la estabilidad de la moneda y evitar así nuevas crisis. Entre ellas, destaca la creación de un Fondo de Garantía de Depósitos a nivel europeo, que dé un paso más en la tan deseada unión bancaria. Pero, ¿por qué es importante la creación de este instrumento como forma de garantizar el dinero de los depositantes a nivel europeo?

El último paso para la integración bancaria en Europa

dudas fgdEl reivindicado Fondo de Garantía de Depósitos Único (FGDU) es un elemento fundamental para completar la unión bancaria y conseguir, de esta manera, la centralización de los fondos de garantías nacionales en uno común para toda la zona euro. Hasta ahora, se habían puesto en funcionamiento dos pilares: el Mecanismo Único de Supervisión y el Mecanismo Único de Resolución, pero todavía falta por articular esta pata tan importante.

No hay que olvidar que, desde que en 2013 se decretara una limitación en la disposición en Chipre debido a problemas financieros en sus bancos (el famoso corralito), la política ideada por la Unión Europea ha sido la del bail in, es decir, que sean los accionistas, tenedores de deuda subordinada y, en última instancia, los depositantes, quienes asuman una eventual insolvencia del banco. Ante un escenario de este tipo, el FGDU actuaría como paraguas en aquellos países cuya dotación de recursos no fuese la adecuada, evitando de esta manera corridas bancarias e inestabilidad financiera para toda la región.

Por el momento, este tipo de actuaciones es asumido por cada estado nacional, que cuenta con su propio Fondo de Garantía de Depósitos, la mayoría de los cuales garantizaban los primeros 100.000 euros por titular y entidad, lo mismo que se supone que asumiría si finalmente se constituyese a nivel europeo.

¿Cómo se articularía un Fondo de este tipo? 

El FGDU estaría financiado por cada uno de los bancos europeos, con una contribución que sería del 0,8% corregido en función del perfil de riesgo que tenga cada entidad. Todos los depósitos de la eurozona pasarían a tener la misma garantía, con independencia de las decisiones (muchas veces arbitrarias) de los Gobiernos que se encargan de dotar de recursos a este fondo, y de la tendencia ideológica del partido en el poder.

En el plan presentado ante la Comisión Europea, el FGDU se articularía en torno a tres fases:

  • La primera de ellas, mediante un sistema de reaseguro prevista para 2020, que no supone ningún cambio sustancial en relación al actual sistema.
  • La segunda, más importante, un sistema de coaseguro o mutualización progresiva, que duraría hasta 2024, y que consistiría en una repartición de riesgos entre el FGDU y cada uno de los FGDs nacionales.
  • Por último, la tercera fase, ya en 2024, donde se utilizaría de forma exclusiva el FGDU, que acabaría reemplazando a cada uno de los FGDs nacionales.

Sin embargo, todavía quedan numerosos aspectos por definir. Entre ellos, queda por conocer cuáles serán las contribuciones efectivas que realizará cada entidad financiera, cómo hacer frente a la falta de armonización en relación a los regímenes de insolvencia de cada legislación europea o cómo se compensará a aquellos miembros con una posición financiera más fuerte de sus fondos nacionales.

Conclusiones

En cualquier caso, de lo que no cabe duda es que un Fondo de Garantía de Depósitos a nivel Europeo constituye un elemento fundamental para completar la tan ansiada unión bancaria, ya que supone que los países tendrán que ponerse de acuerdo para compartir y compensar los riesgos de sus entidades financieras.

Cabe esperar que el FGDU acabe siendo un mecanismo de solidaridad entre los países de la zona euro. Sin embargo, y como ocurre cuando se constituyen fondos de este tipo, las entidades pueden caer en la tentación de administrar sus negocios de manera poco responsable. El riesgo moral sigue estando latente, y esta es una de las cuestiones a las que debe dar respuesta Europa.

En Busconómico | Los cinco bancos con depósitos más rentables en 2016


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Sí, acepto expresamente la política de privacidad
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes)
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Al aceptar nuestra política de privacidad. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com