Busconómico

Cuándo es mejor un depósito a plazo fijo que una cuenta de ahorro

Los depósitos y las cuentas de ahorro son los productos estrella de todas entidades bancarias y los que más clientes usan, con diferencia. Su seguridad y su alta rentabilidad en otras épocas las ha mantenido siempre en las primeras posiciones. Ahora es necesario afinar, conocer las diferencias entre ambas para determinar cuándo es mejor un depósito a plazo fijo que una cuenta de ahorro.

Razones para elegir un depósito a plazo fijo sobre una cuenta de ahorro

En el pasado, la diferencia era muy clara y los depósitos a plazo fijo siempre ofrecían una rentabilidad claramente superior a las cuentas de ahorro. Esta característica todavía se da, pero de una manera mucho menos pronunciada y no en todos los casos. Lo primero es conocer nuestro propio perfil como inversor o ahorrador ya que es la coincidencia de cualidades entre el inversor y el producto la que hace que este último sea el adecuado para el primero. Nuestra situación patrimonial, la edad y nuestro futuro inmediato, y por supuesto nuestros gustos o tendencias al riesgo es lo que determinan nuestro perfil de ahorrador.

Depósito nómina
Depósito nómina
  • TAE: 5%
  • Plazo: 12 meses
  • Depósito mínimo: No tiene
  • Depósito máximo: 5.000 €
Depósito 36 meses WiZink
Depósito 36 meses WiZink
  • TAE: 0,80%
  • Plazo: 36 meses
  • Depósito mínimo: 5.000 €
  • Depósito máximo: 250.000 €
Depósito a 12 meses BlueOrange
Depósito a 12 meses BlueOrange
  • TAE: 1,22%
  • Plazo: 12 meses
  • Depósito mínimo: 20.000 €
  • Depósito máximo: 100.000 €
Depósito a 3 meses FIMBank
Depósito a 3 meses FIMBank
  • TAE: 0,70%
  • Plazo: 3 meses
  • Depósito mínimo: 1.000 €
  • Depósito máximo: 100.000 €

Veamos aquí algunas de las razones que nos pueden hacer decantarnos por el clásico depósito a plazo fijo sobre la cuenta de ahorro.

No dependencia del dinero a invertir

Si eres un ahorrador nato, esa cantidad que tienes acumulada lo estará con intenciones de un uso a largo plazo, no para satisfacer necesidades inmediatas, por lo que podrás darte el lujo de colocarlas en productos que bloqueen la disponibilidad del dinero durante un período determinado. No necesitar el dinero que ya se posee es una carta importante a la hora de elegir nuestro sistema de inversión.

Rentabilidad de los depósitos a plazo fijo

Hablar de rentabilidad en estos momentos en los depósitos nos obliga a hablar de porcentajes que en la mayoría de los casos no llega al 1%, pero hay excepciones.

  • Depósito Bienvenida de Openbank. Este depósito del Banco Santander ofrece un alto TAE, actualmente un 1,75%, y con un importe máximo muy elevado de 1.000.000 de euros. Además ofrece una disponibilidad total, no tiene cantidad mínima y no genera comisiones. Pero todo no pueden ser buenas noticias, y el punto débil de este depósito es que sólo ofrece estas condiciones durante los tres primeros meses. Una vez transcurrido dicho plazo, el interés bajará a un 0,10% que podrá ascender al 0,40% si se domicilia una nómina mínima de 600 euros o al menos 3 recibos bimestrales.

Seguridad

Depósitos a plazo fijoEn realidad, es el principal factor que suele hacer elegir este producto a muchos ahorradores. El tener garantizado tanto el capital inicial como la rentabilidad tiene un efecto muy tranquilizador sobre los ahorradores más conservadores, aunque esto no los diferencia de las cuentas de ahorro.

Condiciones inamovibles

Cierto es que los depósitos a plazo fijo lo son solo por un tiempo determinado, pero sus condiciones son inamovibles. La necesidad de captación de nuevos clientes hace que las entidades bancarias saquen al mercado nuevas cuentas de ahorro con condiciones muy ventajosas que son un verdadero reclamo para el ahorrador. Pero las condiciones de los bancos están influenciadas a su vez por la política económica que imponga el Banco de España, los tipos de interés que se fijen en los préstamos interbancarios y otros factores relativos a la estabilidad económica e incluso política del entorno. Esto puede hacer que la entidad modifique sus condiciones iniciales en cualquier momento. Los bancos tienen la obligación de comunicar al cliente dicho cambio de condiciones con dos meses de antelación, pero poco se puede hacer contra eso.

En cambio, en los depósitos a plazo fijo las condiciones pactadas inicialmente no pueden cambiar, y si se estableció inicialmente una rentabilidad determinada para los próximos 3 años, por ejemplo, puedes estar seguro que esa se mantendrá, pese a los cambios que pudieran haberse dado coyunturalmente.

Acceso restringido al dinero en los depósitos a plazo fijo

En ocasiones, lo que parece un inconveniente para un caso en concreto se puede convertir en una ventaja. Es decir, un exceso de liquidez o disponibilidad, sobre todo en estos tiempos en los que estamos acostumbrados a la satisfacción inmediata de nuestros deseos, puede poner en riesgo un planteamiento de ahorro a medio y largo plazo. El contratar un depósito bloqueará esa cantidad por el plazo fijado y nos impedirá que destinemos ese importe a resolver situaciones más cotidianas.

Adaptabilidad de los depósitos a plazo fijo

Si por el contrario, prefieres poder disponer del dinero en un período de tiempo más corto, se pueden encontrar depósitos a plazo de muy distinta duración, desde muy pocos días a varios años.

Productos combinados

Aunque las características de los depósitos a plazo fijo y las cuentas de ahorro están claras, cada día aparecen productos financieros que mezclan las características de ambos, tratando de llegar al mayor número posible de público.

Este podría ser el caso del Depósito Facto de 3 a 60 meses. Este producto ofrece una cuenta corriente vinculada a un depósito online. El depósito, además, es flexible y puede durar de 3 a 60 meses pudiéndose ser fijado libremente por el cliente. En su franja de más rentabilidad puede ofrecer hasta un 1,40% TAE, una cantidad muy respetable hoy en día. La contratación de la cuenta y del depósito se puede realizar por Internet, por lo que su operativa es sencilla. Este producto está garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos Italiano, pero tiene algunos inconvenientes.

Por un lado, la imposición mínima es de 10.000 euros, cantidad que puede ser excesiva para un grupo importante de ahorradores, y por otro lado, no permite la cancelación anticipada de los depósitos. No obstante, este extremo se puede solventar con facilidad contratando los depósitos en los plazos personalizados que necesitemos.

Reflexión final

La elección de un depósito a plazo fijo puede ser conveniente en los casos referidos anteriormente, en lo que se refiere a disponibilidad, rentabilidad y seguridad. No obstante hay que conocer cada caso en concreto y comparar los productos que van saliendo al mercado ya que las diferencias de rentabilidad no son elevadas, para saber cuándo es mejor un depósito a plazo fijo que una cuenta de ahorro.

 

Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.