Busconómico

¿Sirve el modelo fiscal actual para un mercado digitalizado?

Las empresas online han venido a revolucionar el mercado y los modelos tradicionales de negocio, junto con los hábitos de consumo. También lo han hecho los propios particulares, en la medida en que ahora suelen operar a través de Internet.

Estos agentes generan riqueza y actividad comercial, así que, más allá de la curiosidad, han logrado despertar el interés y la necesidad de una nueva regulación tributaria para que la fiscalidad en la red se haga efectiva.

impuestos negocios online

El imperio de las empresas GAFA juega sus bazas para reducir sus impuestos

Grandes compañías tecnológicas han demostrado en los últimos tiempos ser capaces de desarrollar estrategias fiscales de lo más hábiles para minimizar sus obligaciones tributarias. Se trata del imperio GAFA: Google, Amazon, Facebook y Apple, el auténtico paradigma de la era digital.

Son multinacionales que cuentan con millones de clientes a lo largo y ancho del planeta, y que tienen capacidad financiera, tecnología, capital humano y datos más que suficientes como para hacer que sus servicios sigan creciendo a un ritmo más que considerable. También hay otras grandes compañías que están consiguiendo unas cuentas de resultados abrumadoras, como Airbnb, Netflix, Booking o Shopify, entre otras.

El control fiscal de empresas que tienen clientes por todo el planeta es muy complicado. Generalmente establecen sus sedes en países con una baja fiscalidad para facturar desde esos lugares y pagar los impuestos más bajos posibles  Uno de los grandes problemas es que son empresas que apenas pagan impuestos en los países donde se genera la venta del producto o servicio. En esos países en los que apenas pagan impuestos en realidad facturan cantidades enormes de dinero pero los estados no recaudan prácticamente nada por esas operaciones.

Los efectos de la globalización hacen complicado el control fiscal de las empresas que ofrecen sus productos y servicios en diferentes países, y llevan a que los mecanismos tradicionales de control contra la evasión fiscal sean prácticamente inservibles.

Hoy en día, por ejemplo, podemos acudir a una empresa online  que diseña tu logo empresarial. Pueden ser soluciones gratuitas o de pago, imaginemos que nos realizan el diseño a cambio de una cantidad de dinero. Lógicamente nos harán la factura correspondiente, pero esa empresa pagará los impuestos en el lugar en el que tiene la sede y no en el país desde el que se realiza el encargo. Cuando además, como es en este caso, lo que se vende es un servicio es mucho más complicado que el país desde el que se realiza el pago consiga recaudar ningún impuesto de esa transacción. En una empresa pequeña el desajuste fiscal producido al Estado por estas ventas puede ser inapreciable, pero si hablamos de empresas que facturan miles y miles de millones de euros, como es el caso de las empresas GAFA y similares, la cantidad de impuestos que dejan de ingresar los Estados es muy elevada.

impuestos en operaciones ecommerce

Además de lo anterior existen tecnologías de pago que permiten que desde las webs se pueda cobrar desde cualquier lugar de inmediato sin depender de transferencias y comprobantes bancarios. Cada vez son más las tecnologías y los medios de pago aceptados por todo el planeta, sistemas como Paypal, el terminal punto de venta u otros que facilitan sobremanera el pago.

Las Nuevas Tecnologías sumadas a los nuevos sistemas de pago hacen que se pueda comprar cualquier cosa en cualquier lugar en tiempo real y que se escape a la recaudación de impuestos local de cada país. Es un problema que los países intentan solucionar pero que a día de hoy sigue siendo un enorme quebradero de cabeza para las Haciendas de gran parte de los países desarrollados.

Europa se gana el favor de las grandes compañías comerciales

Europa en general, y concretamente Irlanda, Luxemburgo y Holanda se convierten en los destinos favoritos de los gigantes comerciales a la hora de establecer su sede y realizar sus operaciones con sus demás filiales. La mayor parte de ellos no declaran sus impuestos en los países en los que se encuentran los clientes, sino en otros territorios de tributación baja.

La planificación de estas grandes compañías incluye privilegios y resquicios legales que ponen de manifiesto que las normas internacionales son insuficientes en lo relativo a las obligaciones tributarias. Los Estados lo saben y lo padecen, razón por la cual en los últimos tiempos la Comisión Europea ha impuesto una serie de castigos consistentes en multas ejemplares. Por otro lado, los países desarrollados tratan de conseguir un acuerdo general para luchar contra la mala praxis y erradicar el problema de la fiscalidad en la red.

Las grandes plataformas tecnológicas constituyen un ejemplo bastante representativo de los problemas fiscales que surgen de la economía digital, pero no es el único desafío que existe, a nivel tributario, en el ámbito del comercio electrónico.

Es por ello que se requieren soluciones coordinadas, eficiencia, seguridad jurídica, propuestas generales sobre la fiscalidad online que pongan sobre la mesa la neutralidad, y flexibilidad. Estos son los principios básicos sobre los que están trabajando distintos organismos internacionales tales como la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Unión Europea (UE), el G20 y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.