Busconómico

El peligro de los microcréditos avalados por tu coche

La precariedad con la que se han encontrado muchos ciudadanos durante esta época de recesión económica ha hecho que proliferen los mal llamados préstamos rápidos o microcréditos avalados por tu coche.

Se trata de un negocio muy extendido que cae dentro de la calificación de usura, pero que por desgracia es legal, aunque no por ello moralmente aceptable.

¿Cómo funcionan los microcréditos avalados por tu coche?

Este tipo de negocios se publicitan como empresas de crédito que garantizan la entrega del dinero en 24 horas, poniendo como aval únicamente el vehículo del cliente, y permitiendo además que éste siga haciendo uso del mismo.

Sin embargo, el trasfondo es bien distinto.

El contrato que se firma es, en realidad, una compraventa del vehículo junto con un contrato de alquiler.

Existen en concreto 2 modalidades:

  • Una en la que se firma un contrato de compraventa con opción de recompra, la cual finalmente se ejerce cuando se pagan todas las cantidades adeudadas.

  • Otra en la que la eficacia del contrato de compraventa tiene lugar en el momento en que se incumplen los pagos.

En ambos casos, las cantidades que se indican como cuotas mensuales son en realidad pagos por el alquiler del vehículo, a los que siempre habrá que añadir la devolución del total de la cantidad que nos han prestado.

Por lo general las cantidades pagadas suponen un interés anual que puede llegar al 150% sobre el capital prestado y los plazos por tanto suelen ser increíblemente exigentes.

Pero eso no es todo, aprovechándose de la urgente necesidad de los clientes, estas empresas tasan el vehículo con cifras de entre el 40% y el 60% del valor de mercado y se otorga un crédito por una fracción de esa cantidad (normalmente algo menos de la mitad), de forma que si finalmente no se logra cumplir con los pagos, la empresa “prestamista” se llevará un coche que podrá vender fácilmente y con un gran beneficio en tiempo récord.

Ejemplo práctico

Imaginemos que tasan nuestro vehículo en 5.000 euros y nos “conceden un crédito” (recordemos que contractualmente se trata de un alquiler del vehículo) por 2.000 euros.

A esta cantidad inicial hay que añadirle las cuotas mensuales que supondrán un total aproximado de 3.000 euros. En su conjunto, deberán abonarse 5.000 euros a lo largo de un año, es decir, el capital inicial junto con un 150% de intereses.

Sin embargo, si planteamos un sencillo caso en el que el cliente no paga ninguna cuota y se le retira el coche, la reventa del vehículo supondrá un beneficio inmediato de 3.000 euros (5.000 euros de tasación menos los 2.000 prestados), es decir un 60% en menos de 1 mes, o lo que es lo mismo un beneficio anualizado del 720%. Y todo esto sin contar los gastos de gestión por la “concesión del préstamo”.

La práctica habitual es que durante la firma del contrato el cliente entregue una copia de las llaves y la documentación del vehículo, de la que conservará una fotocopia para poder seguir circulando sin problemas.

En caso de que se produzca el impago de las cuotas, la empresa “prestamista” sólo tiene que llevarse el coche. Después de todo ya tiene las llaves.

En muchos casos, y especialmente cuando se trata de vehículos de alta gama, este tipo de empresas están deseando que se incumplan los pagos, dado que la rentabilidad obtenida por la re-venta del vehículo puede llegar a ser muy alta y en un periodo de tiempo considerablemente breve.

No en vano, muchas de las empresas dedicadas a este negocio tienen acuerdos con concesionarios que se encargan de dar salida a los vehículos requisados.

El perfil de los clientes de estas empresas abarca tanto a personas en serias dificultades económicas que cuentan con un coche de gama baja, como a empresas necesitadas de liquidez rápida y que optan por utilizar sus coches de alta gama para acceder a este tipo de créditos.

¿Son legales estos microcréditos avalados con tu coche?

Técnicamente, y de acuerdo con la legislación, cuando se lleva a cabo un contrato de préstamo es obligatorio indicar la T.A.E. (Tasa Anual Equivalente), de forma que el prestatario pueda comprender la carga económica que está asumiendo en realidad.

Sin embargo, este tipo de negocios esquivan la ley, escudándose en el hecho de que aquello que firman las partes no se trata de un contrato de préstamo, sino de una compraventa y un consiguiente contrato de alquiler del vehículo.

Advertencias antes de firmar un microcrédito avalado con tu coche

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha advertido en innumerables ocasiones del peligro de este tipo de propuestas engañosas, que en principio parecen una salida fácil a un problema económico, cuando en realidad sólo lo complican.

Es cierto que la falta de crédito puede poner en serias dificultades a muchas personas; sin embargo, teniendo en cuenta los intereses que se acaban pagando, vender uno mismo su propio vehículo puede ser una opción mucho más provechosa para conseguir liquidez.

En el caso de los coches de alta gama, siempre se puede optar por vender el vehículo y comprar uno más barato de segunda mano.

Cualquier opción será mejor que someterse a estos microcréditos en condiciones usureras, que no hacen sino incrementar la cifra de familias en situación crítica en nuestro país, la cual ya alcanza el 16%.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.