Busconómico

5 preguntas que debes hacerte antes de contratar una tarjeta de crédito

Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son el instrumento de pago que más utilizamos en nuestro día a día. Resulta cómodo, rápido y considerablemente seguro.

No obstante, eso no debe llevarte a acumular decenas de tarjetas de forma indiscriminada; dado que en ese caso, puedes estar incrementando los riesgos en caso de extravío, así como las probabilidades de que te endeudes por encima de tus posibilidades.

A lo largo de los últimos meses, hemos podido comprobar cómo las entidades bancarias han retomado la lucha por el suculento mercado de las tarjetas de crédito.

Ahora que la crisis económica parece darnos un respiro, no es raro ver nuevas campañas promocionales en las oficinas, por teléfono y, por supuesto, a través de Internet. Todo ello para captar nuevos usuarios de las tarjetas.

Con el fin de ayudarte a elegir entre semejante maraña de opciones, hemos confeccionado un sencillo formulario de preguntas.

Después de responder a cada una de estas cuestiones, tendrás mucho más claro si la tarjeta que estás pensando contratar te conviene o no.

#1 ¿Necesitas utilizar esa tarjeta de crédito?

Una de las prácticas más habituales empleadas por las entidades bancarias para lograr que sus clientes contraten nuevas tarjetas consiste sencillamente en emitirlas de forma automática y entregarlas al usuario.

De hecho, esto se hace de forma casi sistemática cada vez que se abre una nueva cuenta corriente. La gran mayoría de bancos entregan una tarjeta de débito, una tarjeta de crédito e, incluso en ocasiones, se entrega una tercera tarjeta con características especiales como, por ejemplo, el descuento en estaciones de servicio o el descuento en las compras a plazo.

Sea cual sea el caso por el que tengas la oportunidad de contratar una nueva tarjeta, pregúntate si la vas a utilizar realmente.

En caso contrario, y suponiendo que no estés obligado contractualmente a utilizarla, lo mejor es que no la aceptes o la canceles.

De esa manera, evitas cualquier problema que puedas tener como consecuencia de extraviarla o de tener que pagar comisiones de mantenimiento por ella.

Precisamente, esto nos lleva al siguiente apartado.

#2 ¿Sabes cuánto te va a costar la tarjeta de crédito que vas a contratar?

Disponer de una tarjeta de crédito puede suponer una serie de costes que, de otra manera, podrías evitarte.

Por un lado, y aunque no es demasiado frecuente, hay tarjetas de crédito que tienen un coste de emisión y mantenimiento. Se trata de una cuota a pagar periódicamente, por regla general, cada año. Aunque suele ser fácil evitar esta comisión.

Por otra parte, la realización de compras a plazo supone el pago de unos intereses que se sitúan en una media superior al 20% TAE.

Antes de contratar una tarjeta, comprueba cuál es la TAE que aplica. Si tienes intención de aplazar el pago de tus compras de una forma sistemática, lo mejor es que intentes utilizar tarjetas cuyos intereses sean lo más bajos posibles.

Si este tipo de costes resultan demasiado elevados en comparación con tus ingresos regulares, quizá deberías plantearte otros hábitos de consumo alternativos al uso de la tarjeta de crédito.

#3 ¿Sabes cuál es la principal ventaja de la tarjeta de crédito que vas a contratar?

Mucha gente cree que todas las tarjetas de crédito son fundamentalmente iguales; es decir, te permiten aplazar la liquidación de tus compras hasta fin de mes sin intereses, o bien a un mayor plazo, pagando intereses. Sin embargo, la realidad es muy distinta.

Obviamente, todas las tarjetas de crédito sirven para realizar compras a plazos, pero existe una enorme variedad de características que permite agruparlas en tipologías de uso o consumidor.

Tarjetas de crédito para viajeros frecuentes

Existen tarjetas de crédito que incluyen seguros de viaje en caso de accidente, enfermedad, extravío del equipaje, necesidad de repatriación, etc.

Además, también hay tarjetas que te eximen del pago de comisiones al emplear cajeros automáticos en el extranjero. Sin duda, se trata de ventajas que interesan, y mucho, a aquellas personas que viajan con cierta frecuencia, ya sea por motivos de trabajo u ocio.

Tarjetas de crédito para repostajes y compras en estaciones de servicio

Aquellas personas que se desplazan o viajan en coche con frecuencia pueden verse muy beneficiadas mediante la utilización de las tarjetas de crédito con descuentos en las estaciones de servicio.

Dependiendo de los casos y condiciones, dichos descuentos pueden oscilar entre el 1 y el 6%. A lo largo del año, esto puede llegar a suponer un gran ahorro.

Aplazamiento tarjetas de crédito

Tarjetas de crédito para los amantes del ocio

Hoy en día, hay una buena cantidad de entidades que cuentan con catálogos o “áreas vip” en las que ofrecen multitud de descuentos en actividades de ocio, deporte, restauración, relax, salud,... así como muchos otros servicios y establecimientos.

Como ya supondrás, para poder beneficiarse de estos descuentos, es imprescindible utilizar aquella tarjeta de crédito que dichas entidades emiten.

Si te gusta darte caprichos con frecuencia, es probable que el uso de estas tarjetas sea la forma más inteligente de hacerlo y obtener un ahorro al mismo tiempo.

Tarjetas de crédito para compras con pago aplazado

Todas las tarjetas de crédito incluyen la modalidad de pago aplazado, pero solo una pequeña selección te ofrece un descuento sobre aquellas compras que aplaces.

Si sueles necesitar aplazar tus compras de forma habitual, lo más recomendable es que busques una tarjeta que aplique los intereses más bajos o, en su defecto, un descuento sobre el importe de la compra.

#4 ¿Conoces las medidas de seguridad de la tarjeta de crédito que vas a contratar?

Las estafas a través del uso de las tarjetas de crédito son, desgraciadamente, una de las mayores lacras dentro del sector.

Afortunadamente, las entidades bancarias cuentan con medidas de seguridad cada vez más sofisticadas para paliar este problema.

La cuestión es que no todas las entidades aplican las mismas medidas, ni ofrecen los mismos seguros en caso de uso fraudulento de sus tarjetas de crédito. Un rápido vistazo a las condiciones de contratación te permitirá comprobar las grandes diferencias.

Busca siempre la mayor seguridad para tus tarjetas de crédito.

#5 ¿Necesitas cambiar de banco para contratar la tarjeta de crédito?

Cambiar de entidad bancaria puede suponer una considerable molestia. Las gestiones y visitas a la oficina implican dedicar algo de tiempo que quizá prefieras invertir en otra cosa.

Por supuesto, si consideras que lo más apropiado para ti es cambiar de entidad y, además, puedes conseguir una tarjeta de crédito con mejores condiciones de las que tienes actualmente, te animamos a que lo hagas.

En caso contrario, quizá te guste saber que existe una buena cantidad de tarjetas de crédito que no exigen cambiar de entidad bancaria para poder utilizarlas. Sencillamente, se vinculan a tu cuenta actual y el crédito utilizado se te domicilia mes a mes. Así de sencillo.

Confiamos en que estas preguntas te ayuden a contratar la tarjeta de crédito más adecuada para tus circunstancias.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.