Busconómico

Qué son los dividendos en bolsa

Los dividendos son la parte del beneficio generado por una empresa que ésta reparte entre sus accionistas, después de haber pagado el Impuesto de Sociedades.

Por regla general, los dividendos se expresan en relación con el valor unitario de cada acción y, más concretamente, son extraídos del BPA (Beneficio por acción).

Ejemplo práctico de un dividendo por acción

Dividendos en bolsaA modo de ejemplo, supongamos que el BPA de una empresa tras la liquidación del Impuesto de Sociedades es de 0,50 Euros, o lo que es lo mismo, 50 céntimos por acción.

La Junta de Accionistas, a propuesta del Consejo de Administración puede aprobar repartir un dividendo equivalente al 50% del BPA; es decir, 25 céntimos por cada acción.

Los otros 25 céntimos por acción quedarán en la Tesorería de la empresa, para poder ser utilizados con el fin de hacer crecer su negocio, invirtiendo en nuevos activos.

En ese caso, y suponiendo que seas titular de 100 acciones de la empresa en cuestión, recibirás un total de 25 euros como dividendo.

¿Cuándo se calcula el dividendo?

El dividendo se calcula una vez se han cerrado las cuentas de cada ejercicio contable y se ha liquidado el Impuesto de Sociedades. Por regla general, las empresas cierran sus cuentas anuales el 31 de diciembre, y es entonces cuando se procede al cálculo del BPA (Beneficio por acción).

¿Cómo se reparte el dividendo?

Aunque el dividendo se calcule por cada acción, eso no quiere decir que se vaya a entregar en un único pago anual. De hecho, hay muchas empresas que acuerdan que el reparto tenga lugar en varias etapas a lo largo del año.

En algunas ocasiones, el reparto de parte del dividendo tiene lugar incluso antes del cierre del ejercicio. Esto se debe a que la empresa ya cuenta con estimaciones fiables de los resultados del año y puede pagar un dividendo con cargo a los resultados de ese mismo año.

No obstante, lo más habitual es que el dividendo -ya sea en un solo pago o en pagos fragmentados- se entregue a lo largo del año siguiente.

XTB
XTB
Broker especializado en el trading de CFDs y Forex, con más de 30 pares de divisas y cientos de activos subyacentes sobre los que operar, con unos spreads muy reducidos
DeGiro
DeGiro
Broker online que cuenta con una de las tarifas más baratas del mercado, pudiendo operar en muchos más mercados que la mayoría de brokers, en cuatro continentes distintos.
eToro
eToro
Broker online y red social de inversores enfocada al trading de CFDs y Forex. En esta plataforma podrás intercambiar visiones, opiniones y estrategias de inversión, pudiendo copiar a los mejores e incluso que copien tus estrategias si eres un buen inversor, recibiendo una remuneración a cambio.
Broker Naranja
Broker Naranja
Servicio de Broker de ING para acciones y ETFs de los principales mercados con tarifas planas en compra-venta en todos los mercados. La operativa es sencilla y el coste de los servicios muy claro.
XM
XM
Broker online especializado en el trading de Forex y CFDs sobre commodities, acciones, índices, energías renovables y criptomonedas. Cuenta con soporte en más de 30 idiomas y 18 plataformas con las que operar desde cualquier lugar a través de un dispositivo conectado a Internet.

¿Cuáles son los tipos de dividendos?

La explicación que hemos ofrecido hasta ahora se refiere, sobre todo, a lo que se conoce como dividendos ordinarios; es decir, aquellos que se entrega como consecuencia de los beneficios generados con la actividad ordinaria de la empresa.

Sin embargo, a veces, puede haber tenido lugar un fenómeno extraordinario que dé lugar a la generación de un beneficio. Por ejemplo: la empresa decide vender parte de sus locales o fábricas, o bien vende su participación en otro negocio, o incluso decide vender determinada parte de su propio negocio. En estos casos, es posible que se genere una plusvalía que no forma parte de los beneficios ordinarios. Si el cuerpo directivo decide repartir este beneficio entre sus accionistas, lo hará mediante la emisión de un dividendo extraordinario. De esa forma, se distingue con facilidad del dividendo ordinario.

Esta distinción resulta muy relevante dado que la evolución del dividendo a lo largo de los años es uno de los criterios usados por los inversores a la hora de invertir en una empresa u otra. Si los beneficios extraordinarios se repartieran dentro del dividendo ordinario, se estaría ofreciendo una imagen irreal de la evolución del negocio, y se estarían estableciendo unas expectativas exageradas sobre los dividendos futuros.

Dividendo flexible

Finalmente, también existe lo que se conoce como “dividendo flexible” que difícilmente puede ser considerado como dividendo per se. Básicamente, se ofrece al accionista cobrar una cantidad en efectivo o bien recibir nuevas acciones de la empresa.

En el caso de optar el dinero en efectivo, el accionista estará reduciendo su participación en la empresa frente a aquellos que opten por recibir acciones; así que, en realidad, es como si estuviese liquidando parte de las acciones que ya tiene.

En el caso de optar por recibir acciones, tampoco se está recibiendo más valor, dado que esas acciones no existían anteriormente, sino que se emiten para el dividendo. En definitiva, tendremos más acciones, pero cada una de ellas tendrá menos valor dado que el valor de la empresa se dividirá entre más participaciones. Es lo que se conoce como scrip dividend.

¿Es positivo que una empresa emita dividendos a sus accionistas?

Hay inversores que consideran que las empresas no deberían repartir dividendos, dado que esto supone extraer valor de su Tesorería:

  • En teoría, ese capital podría ser utilizado por la empresas para llevar a cabo nuevas inversiones con las que hacer crecer su negocio y, en definitiva, multiplicar su valor. Por regla general, esto también supondría una mayor revalorización de las acciones de la empresa.
  • Desde esa perspectiva, un inversor que sólo estuviera interesado en el valor de la empresa se vería beneficiado por el hecho de que no se emitiesen dividendos. Sencillamente, cuando llegase el momento, tendría que vender sus acciones revalorizadas y disfrutar de la plusvalía conseguida.

No obstante, hay otra corriente de pensamiento totalmente opuesta que considera que la emisión de dividendos no sólo es apropiada, sino incluso más beneficiosa para los accionistas.

De acuerdo con este otro criterio:

  • La obligación de repartir un dividendo año tras año, así como tener que incrementarlo de forma progresiva supone un importante aliciente para los directivos del negocio. Éstos perciben de forma más evidente su obligación con los accionistas; es decir, aquellos que están financiando el negocio y que, por tanto, esperan obtener un beneficio con su inversión. Cuando no hay obligación de repartir beneficio, es muy tentador para el cuerpo directivo contentarse con mantener el negocio “a flote”, en lugar de hacerlo crecer y recompensar a sus accionistas por ello.
  • Por otro lado, disponer de mayores recursos para invertir no supone una garantía de crecimiento saludable de la empresa. De hecho, a menudo dicha inversión genera un aumento de los activos de la empresa pero no se logra hacer crecer el valor por acción; es decir, la rentabilidad conseguida con los activos se ve reducida. Por el contrario, con la emisión de un dividendo, el cuerpo directivo se asegura de conservar únicamente aquel capital que estiman van a poder rentabilizar.
  • Estadísticamente, aquellas empresas que reparten dividendos entre sus accionistas son también las que ofrecen una mayor rentabilidad a largo plazo.
  • Finalmente, también hay que considerar que el accionista que reciba el dividendo también puede tener sus propios medios para extraer mayor rentabilidad del capital recibido. Al fin y al cabo, el crecimiento de la empresa no es la única manera de generar rentabilidad.

Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.