Busconómico

SIALP y CIALP: las siglas detrás de los Planes de Ahorro 5

Plan de ahorro 5La reforma fiscal ha traído consigo importantes novedades en los productos de ahorro e inversión.

Y no solo porque se hayan rebajado todos los tramos de la fiscalidad del ahorro, o porque la mayor parte de la legislación en torno a los planes de pensiones haya cambiado, sino también porque ha incorporado al marco legislativo nuevas fórmulas para impulsar el ahorro.

Entre ellas, destaca la creación de los Planes de Ahorro 5, un nuevo instrumento pensado especialmente para los pequeños ahorradores, con una fórmula a priori atractiva en cuanto a su fiscalidad.

En realidad, se trata de un producto financiero similar a los ya existentes en la actualidad, ya que se instrumentalizan a través de un Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo (SIALP) o de una Cuenta Individual de Ahorro a Largo Plazo (CIALP), que se contratan en una entidad aseguradora o en una entidad bancaria, respectivamente.

Ambos productos cuentan con importantes ventajas fiscales, ya que los rendimientos generados por cualquiera de estos dos instrumentos están exentos de pago de impuestos, siempre y cuando las aportaciones anuales sean iguales o inferiores a los 5.000 euros y el capital no se retire antes de los cinco primeros años.

Ahora bien, este producto cuenta con importantes limitaciones.

Además de su rigidez en cuanto al límite de las aportaciones y el plazo de vencimiento, hay que considerar que no es posible disfrutar de ambos productos de manera simultánea y que, en caso de violar alguno de estos requisitos, la retención a aplicar será del 19%.

Su principal inconveniente es, por tanto, su elevada iliquidez, además de la imposibilidad de aportar más de 5.000 euros al año, aunque bien es cierto que en la propia denominación de estos productos ya viene implícito que se trata de productos a largo plazo y que, por tanto, su intención es que el titular deposite sus capitales con un horizonte temporal a largo plazo.

Son instrumentos bastante conservadores, ya que el titular recuperará, como mínimo, el 85% de sus imposiciones o de las primas satisfechas, aunque en la mayor parte de ocasiones se devengan intereses, los cuales se cobrarán una vez hayan transcurrido los cinco años desde el inicio del contrato.

En definitiva, a priori parece un producto con un atractivo mayor que el de los depósitos a plazo fijo que, con los tipos de interés en mínimos y teniendo que aplicar la correspondiente retención a las liquidaciones de intereses, normalmente de forma periódica, fácilmente pueden sumar una rentabilidad financiero fiscal bastante mayor.

¿Me conviene contratar uno de estos productos?

questionAnte todo esto, la pregunta que cualquier persona se hace es: ¿me conviene contratar alguno de estos productos?

Pues bien, antes de nada tendremos que saber qué nos compensa más: contratarlo mediante un SIALP o mediante un CIALP, porque el tipo de producto es diferente y la consideración fiscal, por tanto, también.

Por ejemplo, a la hora de vencimiento, en el caso de los SIALP, el capital se puede reinvertir en un nuevo seguro en su totalidad, sin que compute por ello el límite de los 5.000 euros y sin tener que pagar por ello a Hacienda.

Es decir, los SIALP nos permiten alargar el plazo de producto más allá de los cinco años iniciales contemplados, una posibilidad que no es posible con los CIALP.

Además de todo ello, muchas entidades, con el objetivo de impulsar estos tipos de productos, han comenzado a elevar la rentabilidad de los mismos, tanto los SIALP como los CIALP.

En cualquier caso, al tratarse de productos de renta fija, no podemos esperar un rendimiento demasiado elevado, y más teniendo en cuenta la coyuntura financiera nacional e internacional, que todavía no invita a grandes fiestas.

En definitiva, el Plan de Ahorro 5 es conveniente para cualquiera de nosotros si tenemos un dinero ahorrado que queramos rentabilizar en un horizonte temporal de cinco años o más.

Es conveniente apurar al máximo posible las posibilidades que ofrece la legislación, y aportar a cualquiera de estos planes el máximo posible, de 5.000 euros, hasta un máximo de 25.000 euros en esos cinco años, de modo que podamos maximizar la rentabilidad financiero fiscal al no tener que aplicar ningún tipo de retención.

No obstante, es obvio que se trata de un producto con fuertes limitaciones, y que quizá no sea adecuado para todos los perfiles de inversión. 


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.