Busconómico

¿Necesitas una tarjeta revolving? Sus ventajas e inconvenientes

Las tarjetas revolving se han convertido en uno de los productos más controvertidos que las entidades bancarias están poniendo en el mercado. No son más que un tipo especial de tarjetas de crédito que, por sus especiales características, les hacen ser merecedoras de un puesto muy destacado dentro de las polémicas bancarias que han marcado los últimos años. No en vano, ya son numerosas las plataformas y asociaciones que, de nuevo, vuelven a denunciar a los bancos por utilizar prácticas abusivas o cuando menos polémicas cuando se habla de tarjetas revolving.

Se caracterizan por tratarse de un crédito al consumo instrumentalizado a través de una tarjeta bancaria. Dicho de otro modo, cuando usamos esta tarjeta estamos abriendo una línea de crédito en nuestro banco, de modo que dispondremos de financiación de forma sencilla y rápida sin necesidad de acudir a nuestra entidad y hasta un límite que será el que establezca la propia tarjeta y que va disminuyendo a medida que vamos realizando compras que hagamos.

El objetivo de estas tarjetas es poder aplazar cualquier compra que realicemos, haciendo uso del dinero disponible en ese momento. Se diferencian de las tarjetas de crédito tradicionales en que, mientras en estas existe la posibilidad de pagar todo lo cargado en la tarjeta en el mes siguiente (la opción por defecto), o bien de aplazar la compra a plazos, en las tarjetas revolving solo existe esta última posibilidad, lo que evidentemente conlleva una serie de intereses que están establecidos en el contrato de la tarjeta.

Las posibilidades de las tarjetas revolving

A la hora de devolver el crédito, existen dos posibilidades:

  • Que el cliente pague una cuota fija mensual entre los límites establecidos en el contrato, con independencia del gasto mensual de la tarjeta. Por ejemplo, para una tarjeta A, el cliente puede elegir pagar entre 20 y 200 €. Si el gasto es mayor que esa cuota, se acumulará en el crédito dispuesto, y tendremos que pagar los intereses correspondientes.
  • Que el cliente pague una cuota porcentual al saldo pendiente. En esta posibilidad, se elige qué porcentaje del saldo vivo se quiere devolver cada mes, también entre un mínimo y un máximo. Por ejemplo, entre un 3 y un 25% del saldo vivo. Esta opción cuenta con el inconveniente de que puede hacernos entrar en una espiral de deuda, al aplazar de manera innecesaria importes pequeños si el crédito dispuesto es también pequeño.

Los inconvenientes de las tarjetas revolving

Tarjetas revolvingCada día son más las entidades que animan a sus clientes a utilizar las tarjetas revolving, aunque en muchas ocasiones sin informar de todos sus inconvenientes (que no son pocos). Los incentivos son casi siempre, los mismos: descuentos por compras en determinados establecimientos o ausencia de comisiones en emisión y renovación, entre algunas otras.

Sin embargo, las tarjetas revolving tienen más inconvenientes que ventajas, especialmente si no queremos aplazar de manera sistemática nuestras compras. Y es que su mayor problema es precisamente ese: que nos obliga a aplazar el pago de algunas compras aunque tengamos liquidez suficiente para acometerlas, y puede inducirnos dentro de una espiral de deuda sin que seamos conscientes de ella. 

Y como los tipos de interés no son fijos, sino que varían en función de la cantidad solicitada, podemos acabar soportando más gastos que los inicialmente previstos.

Algunas tarjetas revolving:

Tarjeta WiZink
Tarjeta WiZink
  • TAE: 26,82%
  • Cuota anual: 0 €
Tarjeta Mi otra 123
Tarjeta Mi otra 123
  • TAE: 17,51%
  • Cuota anual: 36 €
  • Límite de crédito: Consultar
Cetelem Opción Plus
Cetelem Opción Plus
  • TAE: 5,78%
  • Cuota anual: 0 €

Pero no todo es negativo

Evidentemente, como cualquier producto o servicio bancario, las tarjetas revolving tienen también algunas ventajas que pueden ser válidas para una persona que sepa utilizarlas con cabeza. La más interesante de todas es su sencillez y rapidez a la hora de obtener financiación. La disponibilidad de efectivo es inmediata, y al ser una línea de crédito, sabemos en todo momento de cuánto dinero podemos disponer.

Del mismo modo, tan solo se pagarán intereses por el crédito dispuesto. En general, si no hacemos uso de este crédito, no pagaremos nada (salvo quizá las comisiones correspondientes por la apertura del crédito y por su mantenimiento). Otra ventaja es su flexibilidad en cuanto a la forma de devolución del principal junto con los intereses, especialmente si se compara con otras formas de financiación.

No obstante, que las tarjetas revolving sean interesantes o no dependerá del buen uso que se haga de ellas. Si no tenemos en cuenta su componente de instrumento de financiación a plazos de nuestras compras, podemos acabar cayendo en un error que puede tener graves consecuencias para la salud de nuestras finanzas. Por el contrario, si mantenemos un seguimiento correcto y evitamos compras innecesarias, puede que nos ayuden mucho con nuestras compras.

En Busconómico | ¿Qué son las tarjetas revolving y qué ventajas tienen?


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Sí, acepto expresamente la política de privacidad
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes)
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Al aceptar nuestra política de privacidad. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com