Busconómico

Las transferencias automáticas, una herramienta de ahorro

Cuando hablamos de ahorro, normalmente nos referimos a la realización de una serie de acciones que nos permitan evitar una serie de gastos innecesarios que aumenten nuestra renta disponible: gastos en el supermercado, en los recibos de los servicios que estamos pagando en la actualidad o, incluso, en algunos bienes que consideramos de primera necesidad.

Dicho de otro modo, siempre pensamos en cómo ahorrar a posteriori, una vez hemos obtenido los ingresos mensuales y tenemos que pensar cómo gastarlo.

Sin embargo, pocas son las ocasiones en las que cualquiera de nosotros ahorra a priori, es decir, apartando una parte de nuestros ingresos mensuales a un fondo de ahorro, que puede ser otra cuenta bancaria, un fondo de inversión, un plan de pensiones o, incluso, un depósito a plazo fijo.

Esto es lo que se conoce comúnmente como preahorro, una estrategia que, según muchas encuestas, pueden hacernos ahorrar hasta un 10% más que si ahorramos de manera convencional.

De esta manera, sabemos de antemano de cuánto dinero disponemos para todo el mes, que será lo que utilicemos para pagar todos nuestros gastos, evitando tentaciones que nos puedan impedir ahorrar a fin de mes. Y, lo mejor de todo, podemos hacerlo de forma automática.

Las transferencias automáticas para ahorrar sin darnos cuenta

calculadora y dineroHasta hace un tiempo, si queríamos ahorrar a priori, teníamos que apartar ese dinero de nuestra cuenta bancaria de forma manual mes a mes.

Esto podía acarrearnos algún que otro problema, puesto que podría darse el caso de que se nos olvidara o que existiera la tentación de no apartar ese dinero un mes puntual.

Sin embargo, desde que existen las transferencias automáticas, esto no supone un problema real.

Las transferencias automáticas no dejan de ser una orden periódica que damos a nuestro banco para que realice una transferencia cada cierto tiempo (generalmente, mensual), a otra cuenta bancaria o a cualquier otro instrumento de inversión, como un fondo o un plan de pensiones.

Generalmente, esta posibilidad está disponible para todas las cuentas corrientes y cuentas remuneradas, en las mismas condiciones que tendría cualquier otra transferencia normal.

Para que estas transferencias periódicas no nos cuesten dinero, podemos usar los bancos sin comisiones y nos saldrán gratis.

¿Qué cantidad debo transferir mes a mes?

Evidentemente, la cantidad que transferiremos a otra cuenta para ahorrar dependerá de nuestras particulares necesidades y preferencias.

Hay que tener en cuenta que todo lo que vayamos apartando será un dinero que no podremos utilizar para pagar los gastos recurrentes mes a mes, así que, por lo menos, debemos dejar una cantidad más o menos razonable que nos permita vivir y, por qué no, darnos algún que otro capricho.

En cualquier caso, lo razonable es comenzar con una cantidad pequeña, en torno al 5% de nuestros ingresos, para continuar con una cantidad mayor para finalmente, poder apartar en torno al 10 o el 15% a esa cuenta.

Por ejemplo, si ingresamos 1.500 euros al mes y somos capaces de apartar 150, al cabo de un año habremos conseguido ahorrar la nada desdeñable cifra de 1.800 euros.

¿Qué productos puedo utilizar para mis transferencias?

Si además esta cantidad la depositamos en algún fondo o instrumento que nos proporcione una rentabilidad, nuestro ahorro se hará cada vez más grande. Al cabo de dos años podemos ver, incluso, cómo nuestros ingresos han aumentado hasta los 5.000 euros.

No obstante, hay que tener en cuenta que algunos productos tienen un riesgo implícito que no todo el mundo quiere asumir. 

Si este es nuestro caso, lo más razonable es utilizar una cuenta remunerada.

Cuenta con la ventaja de que podemos retirar nuestro dinero cuando queramos, aunque para los ahorradores más estrictos esto puede convertirse en un inconveniente.

Existen algunos productos, como la Cuenta Inteligente EVO, que ahorra de manera automática, al traspasar los fondos por encima de 3.000 euros a una cuenta remunerada al 0,50% TAE. No obstante, siempre podemos traspasarlos de una forma mucho más flexible a otras cuentas remuneradas, como la Cuenta Coinc de Bankinter o la Cuenta Naranja de ING Direct.

Otra opción es transferir dinero a un fondo de inversión (los hay de diferentes perfiles de riesgo y rentabilidad) o, incluso, a un plan de pensiones.

En este último caso, a pesar de que tendremos que esperar hasta que nos jubilemos (o al menos 10 años) para retirar el capital, nos puede ayudar a ahorrar desde el punto de vista fiscal con las deducciones en la Declaración de la Renta.

En definitiva, no cabe duda de que el preahorro está de moda y que las transferencias automáticas son el medio más adecuado para llevarlo a cabo. ¿Te unes a esta estrategia? No lo dudes, puedes ahorrar hasta un 10% más cada mes.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.