Busconómico

VAN para analizar proyectos empresariales

A la hora de valorar la idoneidad de llevar a cabo un proyecto empresarial, es necesario evaluar si el retorno de nuestra inversión inicial es superior al capital empleado.

Es decir, tenemos que saber de manera aproximada si el dinero generado por nuestra inversión es superior al capital inicial empleado porque, de otra forma, no será rentable acometer esta inversión.

Existen diversos indicadores que nos proporcionan esta información, entre los que destacan el Valor Actual Neto (VAN), una de las mejores formas de evaluar inversiones a corto, medio o largo plazo que además permite determinar de forma más o menos precisa si nuestra inversión cumple el objetivo fundamental de todas las empresas: la maximización del beneficio.

¿Es mi inversión viable?

Cuando colocamos nuestros capitales en una inversión productiva, esperamos que ésta genere rentabilidad año tras año.

Es decir, necesitamos que nuestra inversión genere un flujo de cobros y pagos positivo a lo largo del tiempo en el que necesitemos rentabilizar nuestra inversión.

tengo dudasEstos flujos de caja representan la diferencia entre los flujos de entrada y de salida de caja o de efectivo en un período dado. Dicho de otro modo, la diferencia entre los cobros y los pagos que un proyecto genera en un período de tiempo determinado.

Todo proyecto tendrá un flujo de cobros y pagos que es conveniente estimar de antemano y que determinan si la rentabilidad del proyecto es positiva (negativa) si los cobros son superiores a los pagos (o viceversa).

No obstante, aunque la inversión tenga rentabilidad positiva, no siempre merecerá la pena llevarla a cabo, especialmente si el proyecto conlleva un cierto riesgo e incertidumbre en el cálculo de los flujos de caja.

Además, muchas veces es más rentable colocar nuestros capitales en productos que proporcionen una rentabilidad fija y segura a lo largo de todo el horizonte temporal de la inversión.

Por este motivo, muchos inversores exigirán una rentabilidad adicional que compense el hecho de no colocar sus capitales en otros instrumentos que le aseguren un cierto rendimiento de forma segura.

Es lo que se llama tipo de descuento, y que se actualiza con el tiempo para calcular el valor actual del dinero. En él se incluye tanto este coste de oportunidad como el resto de conceptos que consideremos oportunos para el cálculo del Valor Actual Neto.

Por último, una vez finaliza la vida útil del activo que es objeto de la inversión, se puede vender a su valor residual, que será tanto menor cuanto más tarde se venda por haber sufrido una mayor depreciación y, por tanto, preste un servicio menor.

¿Cómo se calcula el VAN?

Una vez hemos conocido todas las variables que intervienen en el cálculo de la viabilidad de una inversión a través del VAN, pasemos a definir matemáticamente cómo se calcula este indicador:

VAN

En dónde:

Qi son los diferentes flujos de caja que la inversión genera cada año. Por ejemplo, Q1 será el flujo de caja generado en el año 1, Q2 el flujo de caja generado en el año 2 y así sucesivamente.

Ki es la tasa de descuento actualizada cada año.

Io es el valor residual de la inversión.

Se interpreta de la siguiente forma: si el VAN es mayor que cero, la inversión será rentable y, por tanto, se llevará a cabo. Si es menor que cero, indicará que la inversión no es rentable y, por tanto, no se llevará a cabo. Si el VAN es cero, coincidirá con la rentabilidad mínima exigida y será indiferente llevarla o no a cabo. Es lo que se llama tasa interna de retorno (TIR).

Ventajas e inconvenientes del cálculo del VAN

Las mayores ventajas del VAN son su facilidad en el cálculo y su utilidad. No requiere operaciones matemáticas complejas y tiene en cuenta el valor del dinero con el tiemo, por lo que es válida para proyectos a corto, medio y largo plazo.

El mayor problema es que la estimación de los flujos de caja anuales puede no ser todo lo precisa que requiere este cálculo, en especial aquellos que estén más alejados temporalmente de la inversión inicial, ya que hay numerosos factores que pueden condicionar la generación de efectivo futura y la incertidumbre es mayor cuanto más alejado esté la estimación de estos flujos.

Por otro lado, este cálculo parte de base de que los flujos de caja se reinvierten de nuevo en el proyecto de inversión y con la misma tasa de descuento.

Puede que no siempre suceda así, sobre todo en proyectos a largo plazo en los que, aunque se haya pensado de antemano capitalizar los flujos de caja, la situación actual provoque que no se haga esto en el futuro.

Conclusión

El VAN es posiblemente uno de los cálculos más indicados para conocer si una inversión es rentable o no.

No obstante, tiene el problema de que puede no ser todo lo preciso que necesitamos a largo plazo.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.