Busconómico

Ofertas de trabajo falsas: las estafas más frecuentes

La crisis económica que llevamos sufriendo desde hace varios años se ha cebado sobre todo en el empleo, miles de familias han visto cómo la totalidad de sus miembros se han quedado sin trabajo y sin ingresos con los que mantener a la unidad familiar. A muchas de estas personas, a estas alturas, se les ha agotado ya la indemnización por despido y también el subsidio por desempleo, y se encuentran malviviendo con una paga de 400 euros que el Estado ha habilitado para estos casos tan dramáticos. La situación es verdaderamente complicada y delicada ya que son muchos los que han alcanzado una edad crítica para encontrar empleo (a partir de los 50) y muchos de ellos se encontraban además esperando ya para alcanzar la jubilación.

La desesperación ha llevado a muchos españoles a emigrar en busca de un trabajo, pero los menos preparados no han podido optar a empleos de este tipo en el extranjero (principalmente en Alemania e Inglaterra) con lo cual han acudido a la inagotable fuente de recursos que es internet en busca de una solución. Y ya sabemos lo que ocurre en internet, de la misma forma que puede ser utilizado para búsqueda de información y facilitar muchos trámites, también es un lugar donde los estafadores y timadores lanzan sus anzuelos en busca de inocentes víctimas con las que poder lucrarse.

Desde Busconómico y nuestra sección sobre Fraudes y Estafas queremos ayudar a desenmascarar a todos estos personajes que se esconden tras el anonimato para que, como mínimo, les sea mucho más difícil engañar a la gente. Así que entremos en materia, en este artículo encontrarás las estafas más frecuentes con las que te puedes encontrar si estás buscando trabajo por internet.

Ofertas de trabajo falsas

La primera premisa que debes tener en cuenta es muy simple y deberías aplicarla siempre que compres o vendas (y busques empleo) por internet, sea lo que sea y hagas lo que hagas: NUNCA pagues dinero por adelantado, y si lo que te ofrecen es una oferta de empleo, menos. Una vez aprendida esta norma veamos cómo se las ingenian los timadores para engañar a los ingenuos y desesperados usuarios que buscan trabajo por internet.

  • Trabaje desde casa: este es quizás el más viejo de los timos, un engaño que lleva años (incluso desde antes de internet) azotando a los incautos que creen que por montar supuestamente packs de bolígrafos o bisutería pueden ganarse hasta 900 euros al mes. Este timo se nutre de infinidad de modalidades que con el reclamo del "trabaje cómodamente desde su casa" engancha a mucha gente en lo que se denomina la microestafa.

    El "modus operandi" más utilizado es el de pedir un pequeño adelanto de 50 euros a modo de paga y señal (o aval) para que la empresa pueda enviarnos el material que deberemos montar en casa. Evidentemente ese material jamás llega. Al contactar con la empresa nos dirá que no ha recibido el dinero y cada vez que contactemos nos dará largas hasta que nos cansemos de insistir. Mucha gente da por perdidos los 50 euros y no denuncia porque cree que por esa cantidad no vale la pena hacerlo teniendo en cuenta que se considerará una falta y no un delito.

    En otros casos sí llegan a enviar material, pero éste no nos servirá de nada, ni tiene salida en el mercado ni tendrás un lugar donde enviarlo. El valor del material siempre será muy por debajo de lo que has pagado para recibirlo.

    Aunque creamos que denunciar no sirve para nada sí debemos hacerlo, porque seguramente no seas el único que estará denunciando al estafador. Muchas pequeñas denuncias sí pueden hacer fuerza porque entonces se puede encausar al timador por delito de estafa continuada, algo que sí está penado.

  • Ofertas de trabajo en el extranjero: este tipo de estafa se produce, sobre todo, en el sector de la construcción (aunque también puede darse en otros sectores siguiendo otros estándares). La promesa de trabajar en sugerentes destinos como en países árabes o en países de economía emergente con unos sueldos altos encandila a muchos posibles candidatos. Una vez más la promesa pasa por efectuar un pago por adelantado con la excusa de traducir currículums, reserva de plazas, gestiones y trámites ante la embajada, etc. Son muchos los candidatos que se presentan a este tipo de solicitudes (miles) y si multiplicamos el número de solicitantes por la cuota que debe pagarse (entre 35 y 50 euros) podemos hacernos una idea de la magnitud de la estafa. 

  • Falsas empresas que ayudan a conseguir un trabajo: el título lo dice todo y estoy seguro que ya sabes por dónde van los tiros. Se trata de pagar una cuota fija para que supuestas empresas especialistas te ayuden a encontrar trabajo. Prometen encontrarte un empleo en un corto plazo de tiempo pero, evidentemente previo pago (como ves el tema del pago es recurrente en este tipo de estafas). Suelen anunciarse en internet e incluso en prensa, en la sección de empleo. Algunas de estas empresas ni siquiera se molestan en decir que te buscan trabajo sino que lo que hacen es venderte directamente una lista con empleos que, como ya supondrás, no existen o hace tiempo que dejaron de ser válidos.

  • La llamada de teléfono: otro de los clásicos que nunca falla, un anuncio muy atrayente que aparece en búsquedas de internet, foros de trabajo o incluso pegado en carteles cerca de núcleos muy concurridos, en las farolas, en comercios, etc ... "Seleccionamos personal, no hace falta requisitos, ..." ¿te suena? normalmente aparece un número de móvil y, al llamar, nos sale una grabación que nos redirige a un número de tarificación especial, los famosos 906, que ahora son los 803, 806 y 807. Si por un casual caes en la trampa de llamar a uno de estos teléfonos verás que van a entretenerte con cientos de preguntas sobre el currículum, como es evidente cuantos más minutos logren que estés al teléfono más dinero recaudarán. 

  • Las fórmulas piramidales: un tipo de negocio que ha sabido aprovechar el tirón de internet para propagarse como la peste. La estafa piramidal no es más que un negocio que enriquece a los creadores del propio engaño. No persigue más que el enriquecimiento de las personas que forman parte de la cúspide de la pirámide engañando a los de abajo y nutriéndose de los pagos de los nuevos asociados. Es decir, con el dinero que aportan los nuevos inversores se pagan beneficios a los viejos inversores. El negocio está en enrolar a mucha gente para seguir nutriendo al pez que se muerde la cola.

    Las fórmulas que ofrecen para conseguir rentabilidades altísimas no son más que trucos para engañar a más y más gente, incluso prometen comisiones sobre las ganancias de otros a los que se consiga meter en el sistema a través de algún miembro (la consecuencia es que amigos y familiares acaban atrapados en la red). Pero una cosa sí es cierta, este tipo de negocios colapsan tarde o temprano arrastrando con ellos las inversiones y ahorros de mucha gente. Huye de ellas como del propio diablo.

  • Los muleros bancarios: actualmente se trata de una práctica muy extendida y que puede dar, sin tener consciencia de ello, con nuestros huesos en la cárcel. En la mayoría de casos utilizan anuncios como reclamo en portales de empleo que no ejercen demasiado control, aunque también puede darse el caso de que contacten con la víctima a través de emails de spam, utilizando incluso métodos de phising para suplantar a compañías importantes para ganar credibilidad. Tras un anuncio (la mayoría de veces incluso mal redactado y en un pésimo español) donde se prometen excelentes retribuciones a cambio de poca dedicación no se esconde más que un interés de blanqueo de dinero procedente de actividades ilegales. Para ello utilizarán nuestra cuenta corriente para hacer ingresos de hasta 2000 euros. La labor del mulero será la de recoger ese dinero en ventanilla (restando de esa cantidad entre un 5 y un 10% de comisión) para, posteriormente enviarlo a través de agencias de transferencia de dinero (Western Union, por ejemplo) a un destino oculto para ser rastreado. 

    Lo que el usuario no sabe es que el rastro de ese dinero ilegal sí llega hasta él, formando parte de la cadena delictiva y pasa a ser acusado de estafa o incluso de blanqueo de capitales, pudiendo llegar a ser sentenciado con penas de cárcel.
Como siempre aconsejamos desde Busconómico, debemos ser capaces de reflexionar ante lo que nos están ofreciendo terceras personas y no dejarnos llevar. El phising está a la orden del día y cada vez se están utilizando mayores recursos para conseguir que las estafas lleguen a más gente. Así, ante cualquier duda, cualquier cosa que nos parezca extraña o no acabe de cuadrarnos, debemos buscar referencias en internet; así seguramente saldremos de dudas. Para estos casos existe un refrán que dice: "Piensa mal y acertarás", así que si no lo ves claro mejor deja las cosas como están, igual te ahorras un disgusto.


RECUERDA
:
nadie regala duros a cuatro pesetas, si algo no te cuadra ... ¡investiga! y si detectas fraude no dudes en reportarlo o denunciarlo ante la Guardia Civil (delitos informáticos)


Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario:
He sido victima de una estafa por Skype primero envie 650 euros a Malasia y luego lo volvieron a intentar que enviara mas, vaya un pozo sin fondo y si, cuidado con las paginas de contactos y sobre todo los que vienen de paises como Malasia o Africa , Lo han intentado en tres ocasiones, y pique en una, la Primera de un ciudadado canadiense que vete a saber de donde era y el segundo un militar americano destinado en Somalia, que tambien no se de donde seria. Lo tienen todo tan bien montado con fotos, documentacion, en fin creo que son mafias.