Busconómico

¿Qué implicaciones supone tener una cuenta bancaria en el extranjero?

El bajo tipo de interés que ofrecen los depósitos en España está provocando que muchos particulares se fijen en depósitos de países extranjeros con el fin de obtener una mayor rentabilidad por sus ahorros. Sin embargo, las últimas noticias en torno a los supuestos escándalos de muchos residentes en España con patrimonio fuera de nuestras fronteras con el fin de disfrutar de una fiscalidad más atractiva lleva a hacernos una pregunta que no es ni mucho menos absurda: ¿es legal tener parte de mis ahorros en una cuenta en el extranjero? Y de serlo, ¿qué implicaciones legales tiene?

En Busconómico tenemos una lista con una serie de bancos en el extranjero como Easisave o Banca FarmaFactoring. De todos es bien sabido que tenemos que declarar al Banco de España nuestro patrimonio fuera de España, y no digamos ya en países que están en la lista de paraísos fiscales. Pero, ¿qué sucede con estos productos en particular?

El modelo 720: declaración sobre bienes en el extranjero

ranking bancos extranjerosCuando una persona residente en España contrata un depósito o una cuenta corriente en el extranjero, tiene la obligación de presentar el Modelo 720, una declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero. Se trata de un trámite muy importante cuyo incumplimiento puede acarrear consecuencias muy graves en forma de multa que puede ser de hasta 10.000 euros.

A pesar de ello, son muchos los casos en los que aun contratando un depósito con un banco extranjero, no existe la obligatoriedad de presentar el modelo 720 si el banco tiene sucursal en España y está sujeta a la supervisión del Banco de España. Éste es el caso de entidades como ING DIRECT o Facto, con sede en territorio español y que declaran los intereses en España.

Sin embargo, entidades como Easisave, pertenecientes a FIMBank, operan en nuestro país como banco sin establecimiento desde 2014, según los registros del Banco de España. Es decir, aunque cuenta con autorización para operar desde Malta como entidad financiera desde 1994, no tiene sucursal en España y, por tanto, no está supervisada por el Banco de España.

Esta circunstancia tiene dos implicaciones fiscales diferentes pero, al mismo tiempo, importantes:

  • Por un lado, las retenciones que se aplican no se abonan en la Agencia Tributaria española, sino en la maltesa, a no ser que el cliente indique explícitamente que no desea que se apliquen retenciones. Esto no quiere decir que no vaya a tener que pasar por Hacienda, sino que será el propio contribuyente quien deba indicar en su Declaración de la Renta que ha obtenido rendimientos del capital mobiliario (intereses) de una cuenta de la cual Hacienda no tiene constancia.
  • Por otro lado, el contribuyente deberá cumplir con las obligaciones de declaración de bienes en el extranjero, comunicando a través del modelo 720 que tiene abierto un depósito en un país extranjero.

¿Están garantizados?

En España, los clientes de depósitos bancarios no tienen que preocuparse por la solvencia de los bancos a los que tienen confiado su dinero, ya que el Fondo de Garantía de Depósitos garantiza los primeros 100.000 euros por titular y entidad. Sin embargo, esta garantía se aplica únicamente a las entidades financieras españolas, no así a las extranjeras.

En cualquier caso, todos los países europeos tienen su propio Fondo de Garantía de Depósitos, que cubre un importe similar al español. Así, por ejemplo, los Fondos de Garantía de Depósitos holandés, italiano, maltés y francés cubren, al igual que el FGD español, los primeros 100.000 euros por titular y entidad, de manera que los clientes de los bancos ING DIRECT, FarmaFactoring, Easisave o Crédit Agricole Consumer Finance respectivamente tienen las mismas garantías que los clientes de cualquier entidad financiera española.

Esta información es particularmente importante en el caso de bancos que, como FIMBank o NemeaBank, ofrecen rentabilidades tan atractivas. En el caso de FIMBank, tiene un rating de BB- según Fitch, la única agencia de calificación que vigila la firma, tres escalones por debajo de lo que se considera grado de inversión y pasa a ser grado especulativo, un riesgo que la mayor parte de depositantes no quieren asumir.

Por su parte, NemeaBank, que desembarcó en España hace unos años ofreciendo rentabilidades más elevadas que la media de los depósitos españoles (y que opera en España como entidad de crédito supervisada por el BdE), fue intervenida el pasado 27 de abril por la Autoridad de Servicios Financieros de Malta (MFSA), tras una inspección en la que participó el Banco Central Europeo y que resultó en serias deficiencias regulatorias en la operativa del banco, que obligó a la entidad a limitar la disposición de efectivo hasta los 250 euros diarios como máximo.

En definitiva, obtener un atractivo tipo de interés por nuestro dinero no está exento de riesgos. Es necesario conocer todas las implicaciones que tiene la apertura de una cuenta en un banco extranjero, aunque sea por Internet, para evitar problemas administrativos, tanto con el Banco de España, como con la Agencia Tributaria.



Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario: