Busconómico

Qué hacer si recibes la visita de un inspector

Desde que se anunciara por parte de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) una serie de actuaciones presenciales "a pie de calle", con cientos de inspectores saliendo a registrar empresas en busca de defraudadores, el pequeño empresario (el que siempre paga por los platos rotos) queda automáticamente desprotegido por el desconocimiento de sus derechos.

No quiere decir que tu empresa o tú, como autónomo, no tengas las cosas en regla, pero es más sencillo hacer una investigación a una pyme que a una empresa del IBEX, ¿verdad? pues eso, que van a lo sencillo.

inspeccion de HaciendaTal y como están las cosas y ante la permanente persecución de acoso y derribo de las diferentes Administraciones en contra de las pymes, autónomos y emprendedores, poniendo todo tipo de trabas, burocratizando el sistema y sancionando a diestro y siniestro en busca de fondos para satisfacer la enorme deuda del país, deberías saber que, pese a todo, todavía tienes unos derechos que deben prevalecer sobre los del inspector que, por sorpresa, se presenta en tu domicilio a hacerte una "visita".

Estas desagradables visitas pueden materializarse en forma de inspector de Hacienda, de trabajo o incluso de la Agencia de Protección de Datos ante una denuncia por violación de la LOPD.

El inspector no es el mismo, pero la acción inspectora sí lo es, y ante ésta puedes actuar de varias formas (ejerciendo tus derechos). 

De todos modos debemos diferenciar primero dos puntos básicos de actuación según tengas tu lugar de trabajo en una oficina o si, por lo contrario, trabajas desde casa. Es por ello que los consejos que vamos a darte los vamos a orientar según estas dos premisas.

Trabajando desde casa

Internet ha permitido que un núcleo importante de autónomos puedan prescindir de un espacio físico de atención al público y montar su centro de operaciones en una habitación de su vivienda.

Puede ser también que, para empezar, uno prefiera la comodidad de trabajar en casa o directamente ahorrarse la partida del alquiler de una oficina en los inicios de su emprendimiento. Si es así, debemos saber que el principal derecho que tenemos todos es la inviolabilidad del domicilio, tal y como dicta el artículo 18.2 de la Constitución

La Constitución señala tres situaciones en las que se admite la entrada y registro domiciliarios:

a) consentimiento del titular;
b) resolución judicial;
c) flagrante delito.

De esta forma, si un inspector se presenta en tu casa para hacerte una inspección tienes dos opciones: 1) dejarle entrar (consentimiento del titular) o 2) no dejarle entrar, con lo cual deberás pedirle si tiene una orden judicial que le permita entrar.

Como no creo que hayas hecho ningún delito no tendrá dicha orden judicial y tendrá que volverse por donde ha venido. Aunque seguramente el requerimiento se hará por escrito y la inspección, aunque no presencial, será igualmente realizada.


fraude fiscal en España


Trabajando en un negocio de cara al público

Si trabajas en una oficina abierta al público el derecho de inviolabilidad parte de la misma base y puedes negarte a la entrada de cualquier persona. Pero en este caso debes saber que podrían acusarte de "obstrucción a la labor inspectora" y sancionarte con multas que pueden ir desde los 300 euros hasta un porcentaje del 2% de tu cifra de negocios.

Pero seguimos, si el inspector no se presentara con una autorización escrita del Delegado de Hacienda de tu zona para poder entrar en tu empresa puedes negarle la entrada. Incluso aunque venga con dicha orden tienes varias opciones o situaciones para negarle la entrada (todas con sus consecuencias):

1) Si viene con una autorización del Delegado de Hacienda de la zona y decides no dejarle entrar (estás en tu derecho), puede volver con una orden judicial y ya no podrás negarle la entrada, inciando con mal pie la inspección.

2) En el caso de negarle la entrada con dicha autorización podría llevarte al punto anterior de "obstrucción a la labor inspectora" con lo que los inconvenientes sancionadores que pueden acarrear dicha acción.

Debes saber que aunque el inspector entre en tu empresa o negocio todavía te asisten varios derechos que puedes ejercer:

  • El administrador de la empresa no está (es una visita sorpresa) y la inspección no puede empezar sin él o un representante legal de la empresa.
  • Si tú eres el administrador puedes solicitar la presencia de tu asesor legal para que esté presente mientras se realiza la inspección, y ésta no podrá empezar hasta que dicha persona esté delante para supervisar dicho procedimiento.
  • Si el inspector trae una orden judicial, la figura del administrador o del asesor queda anulada y la inspección podrá realizarse inmediatamente. Aún así debes saber que puedes impugnar dicha orden judicial si no hay indicios mínimos que justifiquen la actuación inspectora. De no ser así puedes solicitar un recurso contra la visita por considerar que existen otros métodos menos expeditivos de hacer una inspección, si ésta es tomada en cuenta dicha autorización quedará anulada y con ella cualquier actuación inspectora derivada del acceso al domicilio de la empresa.

Revisión e inspección de ordenadores

Hace poco saltó a la palestra una noticia inquietante: Hacienda podrá acceder a los ordenadores de las pymes en su lucha contra el fraude.

Aunque es una medida que ya existía de mucho antes, ahora parece que le han dado un poco más de bombo para frenar las dobles contabilidades y en consecuencia el fraude que se genera en según qué negocios.

Aún así debemos ser conscientes que existen zonas de nuestro negocio protegidas constitucionalmente que necesitan de una orden judicial para poder acceder. No es lo mismo tener un PC/TPV en la zona pública de una cafetería (con lo cual el inspector podría perfectamente acceder a ella), que tener un ordenador en un despacho cerrado al público (donde sí necesitaría una orden judicial para revisarlo).

Si el inspector quiere revisar tu ordenador debes saber que sólo puede revisar (incluso hacer copia) de todo lo que sea referente a la contabilidad de tu negocio. En ningún momento puede revisar nada que no vaya estrictamente relacionado con las cuentas de tu empresa, así, no podrá revisar por ejemplo, gestores de cuentas de correo para ver el contenido de tus emails, chats, intranets con sistema de comunicación privadas o similares. Incluso tampoco revisar el historial web de tus navegadores ni nada que tenga que ver con las "telecomunicaciones" de tu empresa.

Debes saber, pese a todo lo que hemos explicado, que tu obligación como contribuyente es facilitar la labor inspectora, facilitando en todo momento la información que se necesite así como las contraseñas de acceso a tus ordenadores, de lo contrario pueden precintar dichos ordenadores para que un périto informático acceda a la información posteriormente.

Si no tienes nada que esconder, colabora. Una inspección no es una visita agradable, al contrario, puede resultar estresante, pero si lo tienes todo en regla ¿qué más da una que diez inspecciones? Obstruir la acción inspectora puede traerte más problemas y dolores de cabeza que no hacerlo.

Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.
Enlace permanente al comentario Carlos Martin (14 julio 2016)
Yo siempre he oído que si estás trabajando (lo digo por los autónomos) en un domicilio particular este es inviolable, y no puede entrar ni un inspector ni si quiera un policía si no es que le das tu permiso o directamente con una orden judicial. En un comercio supongo que como es un lugar público la cosa cambia, no lo se. Lo que sí se es que si le dices que no entra seguramente rabiará y la inspección será muy dura (si alguna inspección no lo es ...) creo que es darle pie al ensañamiento, cosa que por orgullo estoy seguro que ya hacen.