Busconómico

Como te afectaría la desaparición del dinero en efectivo

Poco a poco los gobiernos y bancos centrales parece que van dando pasos encaminados a la retirada del dinero en metálico. Eso supondría que el dinero físico, las monedas y los billetes, dejarían de existir.

La eliminación del papel moneda tiene consecuencias directas sobre los ciudadanos con especial incidencia para los ahorradores.

Es un hecho que cada vez se utiliza menos dinero en metálico y los medios electrónicos de pago van ganado terreno.

Ya es habitual pagar incluso pequeñas compras de muy baja cantidad de dinero sin dinero en metálico, ya no sólo con tarjetas sino con el móvil, una pulsera que lleva un chip asociado a la tarjeta, una App, etc.

Incluso es cierto que en una economía cada vez más digital todas las compras que realizamos en tiendas on-line no tenemos más remedio que pagarlas mediante medios electrónicos, bien una tarjeta, Pay Pal u otros medios electrónicos de pago.

formas de pagar

Esta digitalización de la economía está siendo aprovechada por algunos gobiernos y bancos centrales para ir poniendo limitaciones al uso del dinero en metálico.

Sin ir más lejos en España ya existen limitaciones a los pagos en metálico, concretamente está prohibido realizar pagos superiores a 2.500 € en efectivo, eso incluye pagos en metálico, cheques al portador y cualquier medio de pago físico o electrónico que no identifique al pagador. Incluso cada vez más ciudadanos no ven con malos ojos esa no utilización de papel moneda.

Pero una cosa es una limitación y otra cosa bien distinta sería la desaparición de los billetes y monedas.

Vamos a intentar repasar algunas de las consecuencias que podría tener sobre un usuario normal o un pequeño ahorrador la desaparición del dinero en metálico.

Los bancos ganarían poder

Los primeros en verse afectados serían los ahorradores.

A día de hoy las personas que tienen ahorros tienen una gran arma para protegerse de posibles abusos de la banca, esa arma es poder transformar el dinero que tienen sus cuentas en papel moneda.

Para entenderlo basta con explicar una situación que ocurre a día de hoy. En un escenario con tipos bajos o incluso negativos la banca lleva tiempo planteándose empezar a cobrar por los depósitos.

Si esto no se ha hecho hasta ahora es porque un ahorrador en el momento en que empiezan a cobrarle por depositar dinero en un banco tiene la opción de retirarlo.

Si ese ahorrador no tiene la posibilidad de transformar su dinero en papel moneda es prácticamente seguro que el banco va a empezar a cobrarle más comisiones y un tipo de interés por guardar sus ahorros.

fajo de billetesA nivel macroeconómico en un escenario de tipos negativos los bancos centrales se ven limitados a la hora de bajar tipos por el mismo motivo que en el caso anterior.

Si los bancos centrales bajan demasiado los tipos los bancos tienen menos margen y quieren empezar a cobrar más comisiones a los usuarios, pero sus clientes tienen la posibilidad de sacar el dinero y guardarlo debajo del colchón.

Eso supondría una posible fuga de depósitos de consecuencias imprevisibles.

Pero si el ciudadano no tiene opción de retirar el dinero del banco entonces los bancos centrales sería libres de aplicar tipos de interés cada vez más negativos y por tanto los ahorros de los clientes serán cada vez menores si se aplican sobre ellos tipos de interés negativos.

Si desaparece el dinero físico nuestro dinero tendrá que estar obligatoriamente en los bancos y si empiezan a aplicar tipos negativos, es decir, si empiezan a cobrar a sus clientes por tener el dinero en el banco, al final seremos cada vez más pobres.

Si existe el dinero físico siempre está la posibilidad de poder sacar nuestro dinero y guardarlo en billetes. En ese caso en un escenario de tipos negativos y de inflación negativa sería una manera de proteger nuestros ahorros.

Debido a lo anterior está claro que los bancos ganarían mucho poder ya que obligatoriamente tendríamos que tener nuestro dinero con ellos para poder para pagar, para cobrar, para depositar ahorros, etc. Además de depender de ellos al 100% sería con las condiciones y las comisiones que ellos quisieran.

Consecuencias fiscales

Otra consecuencia evidente de la desaparición del dinero en efectivo es que Hacienda y el Estado controlarían cualquier movimiento de dinero.

Además de tener controlado todo lo movimientos de dinero sabrían en qué gastamos cada céntimo de nuestro dinero, incluso a qué hora del día. Sabrían sin tomamos un café habitualmente a las once de la mañana y en qué bar, por poner un ejemplo.

Las consecuencias de que el Estado controle cualquier movimiento de dinero van más allá. Últimamente hemos leído noticias de inspectores de Hacienda que se presentan en una boda para controlar los regalos que los invitados hacen a la pareja que se casa.

Si no existe el dinero efectivo Hacienda controlaría ese tipo de ingresos.

En definitiva el control fiscal sería absoluto. Cualquier pago, regalo, donación, propina o similar sería susceptible de ser cargado con impuestos.

Uno de los riesgos de ese exhaustivo control sería que los ciudadanos buscasen medios alternativos como puede ser algún tipo de moneda alternativa, otras divisas que permitan el dinero metálico, el trueque o cualquier otro sistema que pudiese evitar el total control fiscal.

Otras consecuencias

Además de las consecuencias anteriores la desaparición de papel moneda tendría otra serie de implicaciones y consecuencias que pasamos a enumerar.

La criminalización de los ciudadanos. Últimamente parece que tienes que justificar y demostrar la procedencia de cualquier cantidad de dinero. Si el dinero en metálico desaparece aún parecerá más un delincuente cualquier persona que busque alternativas de pago.

La pérdida de privacidad. Como ya hemos comentado cualquier movimiento de dinero estará absolutamente controlado por el gobierno y por el banco. El estado podría controlar nuestras vidas al cien por cien. Imagina que el médico te ha prohibido fumar, pues el Estado sabrá en tiempo real si has comprado tabaco.

Sí hay un desastre natural o una caída del sistema eléctrico no se podría pagar de ninguna forma, el caos podría ser absoluto. Incluso algo así se podría utilizar como arma de guerra.

Exclusión social. Personas que por circunstancias no pueden tener una cuenta bancaria estarían absolutamente fuera del sistema. Imaginemos personas de edad muy avanzada que lo entienden los pagos electrónicos, personas en riesgo de exclusión social, o personas con deudas que sí tienen dinero de bancos les embargan y eso les expulsa el sistema.

Riesgo delictivo. Hay mercancías que jamás se podrán pagar mediante un apunte en cuenta por ser mercancías ilegales, es el caso de las drogas. Las mafias que se dedican a ese negocio buscarían alternativas para cobrar que podrían ser un grave riesgo.

Inflación de activos: si tener el dinero en el banco penaliza los ahorros es muy lógico que los ahorradores busquen alternativas en otros activos como puede ser la bolsa, materias primas, etc. Al aumentar la demanda de acciones, de oro, etc. se produciría una gran subida en el precio de esos activos.

Devaluación: si las personas buscan alternativas al dinero en metálico como el oro u otras divisas está claro que la demanda de la divisa propia baja y eso hará que la moneda propia baje de precio y se devalúe. Si por ejemplo se prohibiese el uso de Euros físicos la demanda de Euros bajaría y aumentaría la demanda de Libras o de Dólares.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.