Busconómico

Hipoteca puente para cambiar de casa

La vida da muchas vueltas. Bien sea porque queremos formar una familia, porque nos tenemos que trasladar a trabajar a un lugar fuera de nuestra residencia habitual o por cualquier otra circunstancia, existen situaciones en las cuales tendremos que cambiar nuestra residencia; y en muchos casos, sin haber acabado de pagar nuestra hipoteca anterior.

Por esta razón, hay quien dice que la hipoteca es como una condena, ya que condiciona de manera notable nuestro presupuesto y finanzas hasta que dejemos de pagarla; un periodo que, en muchas ocasiones, pueden ser de hasta 40 ó 50 años.

Sin embargo, la hipoteca no tiene por qué convertirse en un problema financiero.

Existen alternativas que nos hacen la vida más fácil y permiten salvar una serie de situaciones que pueden darnos un respiro.

Este es el caso de la hipoteca puente, un tipo de producto materializado en un préstamo que permite adquirir la nueva vivienda mientras todavía se está pagando la hipoteca sobre la vivienda que aún es de nuestra propiedad, que también se quiere vender.

En concreto, una hipoteca puente unifica dos préstamos hipotecarios: el de la nueva hipoteca y el de la hipoteca antigua, de manera que solo se paga una de ellas con unas condiciones mucho mejores que en el caso de dos productos diferentes.

Es decir, el hipotecado tan solo tiene que pagar una cuota en lugar de dos; eso sí, con el compromiso de vender su vivienda en un periodo de tiempo más o menos largo, de entre dos y cinco años en función de la entidad y de las condiciones.

Una vez se venda la vivienda anterior, se formaliza una hipoteca convencional para el nuevo inmueble.

Las características de la hipoteca puente

hipotecar casaEn la mayoría de hipotecas puente, durante los cinco primeros años tendrás la posibilidad de acceder a una cuota reducida adaptada a la capacidad de pago del prestatario.

Las modalidades más utilizadas para esto son:

  • Carencia de capital, en la cual solo se pagan intereses por el total del préstamo durante el periodo de carencia.
  • Cuota especial reducida, en la que solo pagas una cuota similar a la que pagarás cuando vendas tu vivienda actual. 
  • Cuota normal, con pago de interés y capital del total del préstamo.

Además, el plazo de esta hipoteca suele ser similar al de una hipoteca convencional, de entre unos 35 a 40 años, con un máximo del 80% sobre el valor de tasación de las dos garantías. 

Ventajas de la hipoteca puente

La principal ventaja de la hipoteca puente es que permite comprar la segunda vivienda sin necesidad de vender la primera de ellas.

Esto supone una enorme ventaja, pues permite al dueño de la vivienda no tener que malvenderla; puede esperar el tiempo que esté establecido en el contrato para realizar su venta y gracias a ello recibir un precio más acorde a su valor de mercado cuando el mercado inmobiliario esté en una fase alcista. 

Además, por si fuera poco, la vivienda inicial puede alquilarse y con ello incluso pagar las cuotas de la hipoteca, y sin necesidad de pagar una cuota más elevada por el préstamo hipotecario.

Inconvenientes de la hipoteca puente

Aunque la hipoteca puente sea un producto ideal para una circunstancia concreta, lo cierto es que no está exenta de inconvenientes

El principal es que conllevan un riesgo más alto, pues los bancos exigirán un perfil económico más solvente que les permita hacer frente a las cuotas del préstamo sin problema.

Además, hay que ser consciente que, una vez haya transcurrido el plazo máximo de cinco años o lo que establezca la entidad, ya no será posible vender la vivienda, así que esta decisión no se debe dejar para el final.

Si no se consigue vender la primera vivienda, la entidad dejará de aplicar la carencia sobre la hipoteca inicial, y tendremos que comenzar a pagar las dos hipotecas por separado, lo que puede poner en riesgo nuestras finanzas personales.

Por último, la hipoteca inversa es más cara que una hipoteca convencional, ya que es necesario formalizar un préstamo hipotecario de mayor importe.

¿Qué bancos ofrecen hipotecas puente?

dudas sobre hipotecasLas hipotecas puente no son un producto que tenga demasiado predicamento entre los consumidores españoles.

De hecho, las propias entidades no suelen incluirlas dentro de sus catálogos y no se les da demasiada difusión, pues depende de nuestras circunstancias personales y muy especialmente de nuestro perfil de riesgo.

Sin embargo, la mayoría de ellas dispone de un producto de este tipo para facilitar el cambio de casa, aunque no como un producto en sí mismo, sino después de negociar con el propio director del banco cuáles serán las características de este producto en términos de carencia de principal o intereses o de una cuota especial reducida.

En todo caso, no es un producto pensado para todos los públicos, pues siempre existe el riesgo de que la vivienda principal no sea vendida y acabemos hipotecados hasta las cejas.

Hay que valorarlo muy bien y pensar si realmente tendremos capacidad para hacer frente a dos hipotecas una vez transcurra ese tiempo.

En Busconómico | Listado con las mejores hipotecas


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.