Busconómico

Reclamar por las tarjetas revolving

Una tarjeta revolving es una tarjeta de crédito en la que las cuotas que se pagan por las compras son muy bajas y los intereses muy elevados.

La unión de altos tipos de interés con cuotas mensuales bajas hace que las deudas se alarguen de una manera desproporcionada en el tiempo.

Las deudas contraídas con las tarjetas revolving se eternizan y el principal no baja, eso ha provocado reclamaciones de algunos clientes de ese tipo de tarjetas que han desembocado en sentencias que abren la puerta a reclamar a todos los clientes que tengan un contrato con una tarjeta revolving.

Cualquier persona que tenga una tarjeta revolving puede reclamar para no pagar los intereses generados por dicha tarjeta.

El primer problema es saber si somos titulares de una tarjeta revolving, ya que generalmente ninguna tarjeta de crédito se denomina “revolving” aunque lo sea.

Cómo y dónde podemos reclamar

Si tenemos una tarjeta revolving podemos reclamar, o si pensamos que podemos tener una podemos comprobarlo en alguna empresa especializada como Arriaga Asociados.

Reclamar tarjetas revolving

Son empresas especializadas que en primer lugar nos pueden decir si nuestra tarjeta de crédito es revolving, si podemos reclamar y el importe que podemos reclamar.

El hecho de ponerse en contacto con ellos no supone ninguna obligación, pero pueden ayudarnos a reclamar ya que son especialistas.

Las tarjetas revolving más habituales

Aunque tendemos a identificar tarjetas con banco, y especialmente asociar nuestras tarjetas a nuestra cuenta corriente de nuestro banco, en el caso de las revolving no siempre es así.

Los grandes bancos, como BBVA o Santander, comercializan tarjetas revolving, pero es muy habitual que sean tarjetas de crédito que hemos contratado al margen de nuestro banco.

Es normal que se comercialicen bajo marcas reconocidas con el gancho de ofrecer descuentos a sus titulares en las compras realizadas en los establecimientos de la marca comercializadora, aunque siempre hay una gran financiera de algún banco detrás.

A todos se nos ocurren ejemplos como Visa Ikea, tarjeta Alcampo u otras.

Aunque existen muchas tarjetas revolving las más populares son, a modo de ejemplo:

  • Tarjeta Wizink Oro
  • Carrefour Pass
  • Ikea Visa e Ikea Family
  • Tarjeta Cetelem
  • Después Oro BBVA
  • Visa & Go de Caixabank
  • Tarjetas Iberia de BBVA

Tras la Sentencia del Tribunal Supremo la mayoría de las tarjetas revolving han rebajado su tipo de interés para evitar reclamaciones.

Por lo general los intereses de casi todas ellas ahora están por el 20% TAE. Esa rebaja no implica que no puedas reclamar si eras titular de una revolving desde antes de la sentencia.

Las “trampas” de las revolving

Generalmente ofrecen descuentos en compras pagadas con las tarjetas, esos descuentos “exclusivos” junto con la comercialización de marcas muy conocidas suelen ser el gancho para que las contratemos.

Si nos explican que vamos a conseguir un 5% en todas nuestras compras en un establecimiento y quizás un 2% en el resto de compras lo veremos como una oportunidad. El problema es que esos descuentos son muy inferiores a los intereses que vamos a pagar al utilizar la tarjeta.

Al final nuestra compra nos saldrá bastante más cara.

tarjetas revolving son malasLa siguiente trampa es que nos ofrecen pagar nuestras compras en cuotas mensuales muy pequeñas, algo que es muy atractivo, pero puede ser un enorme problema.

Si pagamos cuotas pequeñas, pero con un interés muy elevado, la deuda apenas baja y pagamos una enorme cantidad de dinero en intereses, llegamos incluso a terminar pagando más del doble del precio original.

La tercera gran trampa que esconden algunas revolving es que fijan un porcentaje máximo de deuda que podemos pagar cada mes, y eso puede convertir nuestras deudas en infinitas.

Para poder explicarlo imaginemos una tarjeta que por contrato nos permite pagar como máximo cada mes el 50% de la deuda pendiente, y supongamos que debemos 2.000 €.

Para liquidar la deuda y dejar de pagar los elevados intereses vamos a cancelar los 2.000 € y vemos que como el máximo es el 50% solo podemos amortizar 1.000 €, el problema es que el mes siguiente solamente podemos amortizar el 50% de la deuda pendiente lo que significa que solo podemos amortizar 500 € de los 1.000 € que quedaban por pagar, y así mes tras mes, pero sin conseguir nuca liquidar la deuda y pagando así intereses cada mes.

En algunos casos clientes que han pagado las cuotas mensuales de manera puntual han visto crecer su deuda porque los intereses generados cada mes eran superiores a las cuotas mensuales abonadas.

En esos casos la deuda no solo no ha bajada, sino que se ha incrementado cada mes.

Al final por una cosa o por otra con ese tipo de tarjetas siempre acabamos pagando una gran cantidad de dinero en intereses, y es por eso por lo que el Tribunal Supremo ha dictado sentencia considerando esos contratos abusivos y desde entonces cualquier persona puede reclamar.


Comentarios

Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.