Busconómico

¿Qué es la renta variable?

A diferencia de la renta fija, en los productos de renta variable no se conocen de antemano cuáles serán los flujos de caja que generará un determinado instrumento financiero, puesto que su cotización dependerá de numerosos factores como el ciclo económico, el comportamiento del mercado o la evolución de los principales valores bursátiles.

En este sentido, estamos hablando de productos que provocan una gran incertidumbre en los mercados pero que tienen, a su vez, una mayor rentabilidad esperada. Dicho de otro modo, tienen un gran riesgo pero también producen rentabilidades mayores que los productos de renta fija. Un ejemplo de este tipo de productos son los fondos de inversión, las acciones de las compañías o los productos derivados.

El binomio rentabilidad-riesgo, la razón de ser de la renta variable

El riesgo y la rentabilidad son dos conceptos que generalmente van muy unidos. El riesgo se refiere a la incertidumbre en la evolución en la cotización de un determinado valor. El principal riesgo es, por tanto, que bajen las cotizaciones de los títulos, aunque puede ser mitigado si se realiza un correcto análisis técnico y fundamental de los valores que se están negociando.

la bolsa de Madrid
Evidentemente, cuanto mayor sea el riesgo asociado a un título, mayor será su rentabilidad esperada. A priori, no es sencillo identificar cuál será el riesgo asociado a nuestra inversión, pero sí se puede hacer una estimación en función del mercado en el que cotizan, el sector en el que desarrolla su actividad empresarial o las expectativas de beneficios que tendrá la empresa en los ejercicios siguientes.

En todo caso, todo activo que cotice en un mercado organizado es un producto de renta variable y la rentabilidad que obtendremos por su venta se calculará como la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta. 

En algunos casos, además de esta rentabilidad normal, se le añade la percepción de dividendos como derecho de los accionistas a obtener una parte del pastel del beneficio empresarial. Aunque no se trate de una inversión en renta variable per sé, en muchas ocasiones se trata de una inversión más segura que algunos productos de renta fija. El dividendo constituye, por tanto, un valor añadido a la inversión en renta variable, que amplifica la rentabilidad de la inversión.

La Bolsa, el mayor mercado de renta variable

Hablar de renta variable es, casi siempre, hablar de Bolsa. La mayor parte de productos de renta variable son productos que cotizan en mercados organizados o bien productos que tienen como subyacente otros títulos de renta variable, como los futuros, las opciones, los warrants o los CFDs, que utilizan la evolución de otro activo conocido como subyacente.

La bolsa es un mercado especializado en el que se producen compras y ventas, generalmente de acciones de empresas, para las que se fija un precio público, llamado cambio o cotización. Las dos fuerzas que mueven la bolsa son:
  • Por un lado, la demanda de títulos de renta variable. Cuando aumente hará subir el precio del activo demandado.
  • Por otro lado, la oferta de títulos que, a diferencia de la demanda, cuando aumente hará bajar el precio del activo.
Para operar con todos estos títulos puedes utilizar los servicios de un broker, en este enlace por ejemplo tienes una serie de brokers online de España con los que puedes operar en todo tipo de mercados.

¿Qué tipos de mercados de renta variable existen?

Se pueden establecer numerosas divisiones de los mercados de renta variable. Sin embargo, la clasificación más importante es, posiblemente, la que indica si un mercado es de emisión o de negociación.
  • Mercado primario o de emisión: es el mercado en el que, por lo general, se emiten los títulos de renta variable por primera vez como, por ejemplo, la salida a Bolsa de una empresa, mediante una Oferta Pública de Venta.
  • Mercado secundario o de negociación: es el mercado en el que se negocian títulos que ya existen. En él se intercambian las ofertas y demandas de títulos y suelen ser mercados muy líquidos, para que los inversores puedan encontrar una contrapartida a su transacción de forma rápida.
En el momento en el que se emite un valor, pasa automáticamente a cotización en el mercado secundario, donde los intereses de compradores y vendedores se ponen en juego para establecer la cotización del título en cuestión.

Conclusiones

La renta variable tiene cada vez más acogida entre los inversores minoritarios. En un escenario caracterizado por los bajos tipos de interés que parece que se van a mantener durante un tiempo más o menos largo, muchas personas eligen cada vez más este tipo de productos para colocar sus ahorros.

En cualquier caso, hay que decir que los productos de renta variable son productos en los que el inversor asume un determinado riesgo y que, de hecho, no son aptos para todos los públicos. En caso de tener interés en invertir en este tipo de productos, lo mejor es informarse antes sobre el riesgo que hay que asumir, así como del resto de aspectos de esta inversión tan de moda hoy en día.

Comentarios


Nombre:
Mail:
Comentario:
*1 Acepto dar/facilitar mis datos para poder comentar.
*2 ¿Quieres que te avisemos cuando nuestros expertos te respondan? Sí, acepto, y de paso recibirás novedades, promociones y ofertas de Busconómico (máx. 1 vez al mes).
Responsable del fichero: Busconómico, S.L. Finalidad *1: Dejar tu opinión en nuestra web. Finalidad *2: Registro para envío de novedades y ofertas. Legitimación: Consentimiento. Destinatarios: nuestro servidor "hosting" de Nerion Networks, tus datos nunca serán cedidos a terceros salvo en caso de que exista una obligación legal. Derechos: Podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en: contacto@busconomico.com. Consulta aquí nuestra política de privacidad.